Provincia

El Bosqueño triunfa en Roma

  • Los quesos de El Bosque, precursores en comercializar la tradición quesera de la comarca, consiguen dos primeros premios internacionales en la capital italiana

Nacieron hace ya más de dos décadas en el seno del Parque Natural Sierra de Grazalema, rescatando las recetas queseras de la Sierra de Cádiz, y hoy se han convertido en embajadores internacionales de esta tradición. La empresa Queso El Bosqueño consiguió el pasado fin de semana dos primeros premios en Roma.

La Cámara de Comercio de la capital italiana les concedió tanto el primer premio en la categoría de queso de oveja curado como el galardón absoluto internacional al mejor queso de oveja. Fue en un concurso en el que competían variedades españolas, irlandesas y griegas, entre otras.

No es el único galardón que cosechan los quesos de El Bosque en lo que va de año. También han logrado sendos primeros premios en las categorías de quesos curados de oveja y de cabra en el concurso de Quesos Artesanos de Andalucía. En 2006 y 2007 recibieron además el reconocimiento a su calidad en el prestigioso Salón del Gourmet de Madrid.

En realidad, la senda de los premios ha llegado en cuanto Queso El Bosqueño ha iniciado su participación en estos eventos. El secreto se encuentra en las tradicionales recetas de la comarca y en la utilización de la materia prima que obtienen de la cabra payoya y de la oveja grazalemeña, dos animales autóctonos de la Sierra.

"En 2003 dimos el salto hacia una más amplia variedad de quesos curados, pero venimos trabajando desde 1986", explica Ramón Gago, uno de los propietarios de esta sociedad cooperativa. Se trata de una empresa familiar pionera en el sector en la Sierra de Cádiz, ya que fue la primera en comercializar los tradicionales quesos de la zona.

Comenzaron con el queso fresco, como artículo de primera necesidad y rápida amortización, pero a partir de ahí han crecido con otras variedades de cada vez mayor calidad, según destacan los expertos. En la actualidad producen quesos curados y semicurados de cabra y oveja, en aceite de oliva, manteca, pimentón, y los típicos emborraos, elaborados con aceite y salvado de trigo.

Durante este tiempo la expansión de Queso El Bosqueño ha sido paralela a la cosecha de premios. La producción total alcanzó el pasado año los 100.000 kilos. La empresa cuenta con una decena de trabajadores, la mayor parte en la fábrica situada en el polígono industrial de El Bosque. Atienden la venta directa en la tienda y algunos se encargan de distribuir los quesos, lo que alcanza gran parte de la geografía española.

Los principales consumidores de los quesos bosqueños se encuentran en la provincia, pero también en las áreas más próximas de Sevilla y Málaga. Además, se distribuyen hasta puntos como Huelva, Madrid, Barcelona o Castellón y a todo el norte de España, incluso a través de pedidos telefónicos. En cualquier caso, de cara al futuro, Queso El Bosqueño se prepara para cruzar las fronteras nacionales: tiene intención de satisfacer la demanda de países como Suiza, desde donde ya han mostrado interés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios