Provincia

Acepta 2 años por elaborar material porno con su novia menor de edad y abusar de ella

  • La Audiencia de Cádiz suspende la pena de cárcel al procesado, que evita la entrada en prisión

Imagen del Palacio de Justicia, donde se celebró ayer el acto de conformidad. Imagen del Palacio de Justicia, donde se celebró ayer el acto de conformidad.

Imagen del Palacio de Justicia, donde se celebró ayer el acto de conformidad. / julio gonzález

Comentarios 1

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado en firme a un joven a la pena total de dos años de prisión por elaborar material pornográfico con su novia menor de edad y por abusar de ella sexualmente. El tribunal gaditano lo ha condenado también a indemnizar a la víctima con 36.000 euros.

El procesado evitó ayer la celebración del juicio en el Palacio de Justicia gaditano tras admitir los hechos por los que venía siendo acusado. Así, en un acto de conformidad, el encausado confesó ser el autor de los delitos que se le imputaban, elaboración de material pornográfico con menor de edad y abuso sexual, y aceptó la pena de cinco meses y un año y siete meses, respectivamente, por cada uno de ellos. El tribunal de la Sección Tercera acordó ayer mismo suspenderle esta pena privativa de libertad bajo la condición de que no vuelva a delinquir por un periodo de dos años. Por lo tanto, el joven eludió su entrada en prisión.

El procesado tenía por costumbre grabar sus relaciones, previo permiso de su pareja

Ha quedado probado pues que el encausado inició una relación sentimental con una chica de casi 16 años, previa autorización de la madre de la menor. La relación se prolongó a lo largo de cinco meses durante el año 2013.

El joven implicado en este asunto tenía por costumbre grabar las relaciones sexuales que mantenía con sus parejas, siempre y cuando éstas le prestasen su consentimiento con anterioridad al acto. Estos vídeos eran para su uso personal, no para su posterior difusión a terceros.

En tales circunstancias, el ahora condenado solicitó a su novia poder grabarla mientras lo hacían, a lo que ella accedió, si bien tiempo después la chica descubrió en el ordenador de su novio vídeos para los que ella no había prestado su consentimiento expreso.

Además, en una ocasión, el procesado abusó sexualmente de la joven. El acto se consumó en contra de la voluntad de la menor, que no pudo reaccionar ante este episodio de abusos sin violencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios