Tribuna

Teófila Martínez

El segundo puente ha sido, es y será un gran activo

Con todos mis respetos señor González, los alcaldes no recibimos herencias, nos comprometemos a mejorar la vida de los ciudadanos, haciendo lo que nos hemos comprometido a hacer. No pensaba salir nunca a rebatir las verdades a medias, descalificaciones interesadas de don José María González y su equipo, porque ya lo hice durante cuatro años desde la oposición.

Pero quiero dejar muy claro que mi actual responsabilidad pública no me impide ni me va a impedir ejercer mi libertad de expresión, como algunos de ustedes quisieran o quieren.

Decir que heredó un equipamiento de titularidad estatal como el Puente de la Constitución de 1812, que tanto esfuerzo nos costó a todos los gaditanos conseguir, “sin acabar y sin conectar realmente con la ciudad”, ha sobrepasado todo lo que una ex alcaldesa, como es mi caso, pueda contemplar sin contestar.

En primer lugar, usted no ha heredado nada, señor González. Usted tiene una ciudad que gobierna que dispone de un nuevo puente y un soterramiento. Un nuevo puente que rompe parte del aislamiento de esta zona de la Bahía y la provincia y un soterramiento que integró e integra la ciudad y que rompió muchas barreras físicas y sociales. Que le quede claro que sin ellos, la transversalidad contemplada en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en el que se trabajó durante años, y su actuación actual de unos cuantos metros de avenida ni estarían contempladas ni las podría ejecutar.

Para poder alcanzarla hubo que llevar a cabo numerosas actuaciones urbanísticas, que contaron con el apoyo técnico, político y social para que salieran adelante. Hubo que urbanizar los Cuarteles de Varela, la avenida de la Constitución de 1812, trabajar para la transformación de García de Sola, para que se crease un nuevo tramo y nuevas viviendas, así como rediseñar y urbanizar la avenida de Huelva. Además, se construyeron los aparcamientos en los jardines de Varela –por cierto, muy abandonados desde hace años- para absorber mejor el tráfico rodado que llegase a la ciudad.

Se compró por seis millones de euros al Ministerio del Interior la antigua Comandancia de la Guardia Civil. Le recuerdo al señor alcalde que sin esa operación no podría haberse diseñado ni configurado la transversalidad de la ciudad. Por ello también fue mucho el trabajo realizado en la negociación con los vecinos de Cooperativa para informarles de esta actuación y de cómo se iba a efectuar el cambio de sus viviendas para disponer de otras con mejores condiciones de habitabilidad y más metros cuadrados.

Hubo que hacer un proyecto de construcción de las nuevas viviendas. Una intervención urbanística que el actual regidor se encontró licitada y comenzándose a ejecutar cuando se sentó en el sillón de Alcaldía. Ahora es cuando corresponde ejecutar el último tramo (unos cuantos metros), por lo que usted no ha heredado. Le corresponde terminar una obra importantísima para la ciudad. Es una mejora importante para Cádiz que se sacó adelante gracias al apoyo de los gaditanos. Ninguna herencia señor alcalde para usted. Unas acciones que permitieron que Cádiz tenga una capacidad de integración como no ha tenido nunca y es su obligación terminarla.

Así que no distorsione la realidad a los gaditanos, no intente transformar esa realidad de aquello que nosotros sacamos adelante antes de que usted llegara a gobernar la ciudad.

Usted se encontró con un soterramiento, con una nueva avenida – la de Juan Carlos I, ahora de la Sanidad-, que no estaban en el Plan General del 95 y que nosotros pusimos en marcha. Ahora usted puede terminar ese cruce, le repito, que marcará la centralidad de la ciudad y permitirá que el plan de movilidad se complete.

Además se encontró con un segundo puente que ordenaba el territorio de la Bahía y que no ha traído problemas, como usted predijo, sino que todo lo contrario, ha servido para agilizar el tráfico en la ciudad y hacer más operativa la integración de la capital dentro de la provincia.

Conseguimos acabar con una la gran barrera social y física a la que la vía del tren tenía sometida la ciudad y ahora usted pretende, como todos los de la izquierda, tratar de destruir todo lo que se ha hecho con anterioridad. Pero que usted sepa, señor González, que no lo va a poder conseguir.

La ciudad tenía esos instrumentos dinamizadores cuando usted llegó. Pero no los heredó. Su obligación es mejorarlos. Es un patrimonio de la ciudad que costó muchos años y mucho trabajo sacar adelante. Era y es un patrimonio de los gaditanos, que mejora su calidad de vida y permite la integración de una ciudad que, insisto, usted nunca ha heredado ni va a heredar.

Un cordial saludo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios