Tribuna

Agustín Ruiz Robledo

Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada

El relato del relator

El PSOE no se ha dado cuenta de que si se acepta la propuesta independentista se entra en su marco mental, contribuyendo a su relato deslegitimador de las instituciones constitucionales

El relato del relator El relato del relator

El relato del relator

Con la campaña electoral ha vuelto el relator: para exigirlo (Torra), para negarlo (Rivera) o para no descartarlo (Sánchez). Con tanta discrepancia, creo que puede ser útil opinar sobre esta figura partiendo de una reflexión general, para lo cual es muy adecuado el libro de combate contra el partido republicano No pienses en un elefante que publicó el lingüista George Lakoff en 2004. Su tesis era que los republicanos habían ganado las elecciones presidenciales porque habían conseguido imponer sus marcos mentales en el debate político, especialmente la idea de la importancia de la familia tradicional en la sociedad americana. Llevara razón o no en las propuestas que hacía para combatir esa visión (algunas de la cuales usó Zapatero en las elecciones de 2008 ya que Lakoff fue uno de sus asesores), lo cierto es que supo poner de relieve que en cualquier debate político no solo las palabras tienen importancia, sino que es decisivo el contexto en que esas palabras se pronuncian. Thorstein Veblen y José Ortega y Gasset ya se habían dado cuenta de que si un político lograba que su posición se identificara con una palabra que en un momento histórico fuera considerada honorífica o talismán, tendría ganado el debate; Lakoff va más allá y nos enseña que si un problema se discute dentro de los términos mentales que ha fijado un contendiente, éste ya ha ganado el debate dado que la posición de los demás será la de defenderse continuamente. Algo de eso debió de suceder en Andalucía durante muchos años, cuando el debate político transcurría dentro de la idea de que la autonomía -lograda gracias al PSOE- era una palanca imprescindible para salir del subdesarrollo y el PP hacía ímprobos esfuerzos para negar que fuera su enemigo. No creo que sea una casualidad que el PSOE haya perdido el gobierno andaluz al mismo tiempo que la acerba crítica de Vox a la autonomía lograba eco electoral.

Pues bien, la idea del independentismo catalán de constituir una mesa de partidos para abordar la situación política en Cataluña supone implícitamente una ruptura de nuestro marco mental de actuación política que es la del Estado autonómico, con su ordenamiento jurídico (Constitución y Estatuto) y su entramado institucional (Cortes y Parlament). La Mesa implica situarse en un marco mental similar al que se creó en 1975 cuando se formó el Consejo de Fuerzas Políticas de Cataluña, cuyos objetivos eran la "ruptura democrática" y la restauración del Estatuto de 1932; sin aceptar para nada la legitimidad del ordenamiento jurídico franquista. Evidentemente, en 2019 no se pide expresamente una ruptura con el ordenamiento constitucional; antes al contrario, se usan palabras honoríficas: ¿Quién puede oponerse a un diálogo que busca integrar en España de dos millones de catalanes que apoyan la independencia? Pero el simple hecho de constituir la Mesa supone una deslegitimación del ordenamiento democrático español. El problema no son las palabras, sino el marco mental en el que se pronuncian. Por eso, será muy difícil que cualquier cosa que se haga dentro de ese marco no termine beneficiando el relato de los independentistas y perjudicando la visión constitucional.

La aceptación de la figura del relator es una prueba de ello: lleva implícita la idea de un conflicto (internacional o no, que es algo secundario) que debe resolverse con la ayuda de personas neutrales, dado que no es posible hacerlo dentro del estrecho ordenamiento jurídico actual, que luego se cambiará para recoger lo que se haya pactado. Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat, lo ha dicho de forma explícita: con la Mesa se trata de conseguir mayor "flexibilidad" para lograr un acuerdo que luego se presentaría "a las instituciones para los cambios legales". Es decir, poco más o menos como se hizo en la Transición con la Ley para la reforma política que permitió las elecciones constituyentes de junio de 1977. Otra vez se vuelven a usar palabras honoríficas tranquilizadoras: si una parte no se fía de la otra ¿no es una prueba de buena voluntad que haya una "persona neutral" en medio? Incluso hasta se recuerda que en la década del 2000 vinieron a España dos relatores especiales de la ONU para revisar las denuncias de tortura y el Estado español los aceptó sin alharacas. Una vez más, el problema no lo crean las palabras, sino el marco en el que se pronuncian. Por eso, aceptar un relator es un error menor que aceptar una mesa de partidos al margen de las instituciones constitucionales, por mucho que el primero origine un revuelo mediático que no origina la segunda. El PSOE no se ha dado cuenta de que si se acepta la propuesta independentista se entra en su marco mental, contribuyendo a su relato deslegitimador de las instituciones constitucionales españolas. ¡Por favor, Lakoff vuelve a asesorar a los socialistas!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios