El mito de la meritocracia

Cuando el individuo no trabaja, o tiene un trabajo indigno, le ahoga la vergüenza del 'loser', del perdedor, que no ha hecho méritos para obtener los favores del capital.