Una nueva contraofensiva yihadista

El presidente del Gobierno deja abierta la puerta a una posible reforma del Código Penal para combatir a los terroristas

Los nuevos métodos y perfiles de los yihadistas exigen cambios y transformaciones en la estrategia para combatirlos, judicial y policialmente. Los terroristas apadrinados por el Daesh han demostrado con sus últimos atentados -una sangrienta cadena por algunas de las principales ciudades de Europa que ha tenido su eslabón más reciente en Cataluña- que han llevado a cabo una modificación de su comportamiento, movimientos y hábitos... Hasta hacen gala en su vida cotidiana de una falsa integración social -asumiendo las costumbres occidentales contra las que proclaman su odio- en el barrio en el que residen para no levantar la más mínima sospecha y pasar desapercibidos entre el vecindario mientras organizan la masacre en chalés y pisos a los que nadie presta mayor atención. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al término del primer Consejo de Ministros celebrado tras los atentados de Barcelona y Cambrils, formuló la posibilidad de una reforma del Código Penal que conlleve la mejora y modernización de las herramientas con que se dota a policías, jueces y fiscales para luchar contra la lacra del terrorismo yihadista. No sería la primera revisión que se hace. Ha ocurrido ya en dos ocasiones. Rajoy lo recordó ayer y enfatizó que "si es necesario volveremos a hacerlo". Todo apunta a que será necesario. Entre el 11-M (2004) y el 17-A (2017) han transcurrido trece años sin atentados en España, y eso dice bastante en favor del armazón legal, policial y judicial del que se ha dotado para combatir y abortar otras agresiones de los lacayos del terror. Desgraciadamente, el terrible mazazo del 17 de agosto en las Ramblas barcelonesas obliga a una reformulación de los medios con que cuenta el Estado de Derecho para perfeccionar la maquinaria antiterrorista. En esa dirección, todos los cambios deben ser bienvenidos. El propio jefe del Ejecutivo reconoció en su comparecencia de ayer ante los medios que "la seguridad al cien por cien es muy difícil de conseguir", pero mucho más lo será si no se robustecen los mecanismos con los que hacer frente a la amenaza del terrorismo yihadista. Y en este punto no está de más volverlo a repetir: Rajoy insistió en lanzar el mensaje que ya había emitido el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a las fuerzas políticas que no se deciden a suscribir el pacto antiterrorista y les pidió su incorporación al acuerdo. Pero Podemos, ERC, Bildu y PdeCAT prefieren, por el momento, continuar como "observadores". No se entiende esa actitud. El presidente no inventa nada, pero sí acierta cuando proclama que "aparcar las diferencias nos hace grandes y fuertes frente a los asesinos". La unidad política es fundamental.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios