SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

La esperada relajación de las medidas anti-Covid

La relajación de las medidas anti-Covid llegan en el momento oportuno. Ahora, es responsabilidad de todos los ciudadanos no relajar las precauciones contra el virus

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, anunció ayer una importante relajación en las medidas anti-Covid a partir de esta madrugada. Nadie hubiese comprendido lo contrario. La unión de la eficacia de las medidas contra el virus y el avance la campaña de vacunación están reduciendo considerablemente el número de afectados por la pandemia. Esto, unido a la evidente fatiga de los ciudadanos tras más de un año sometidos a una limitación importante de su movilidad y su derecho de reunión, ha impulsado al Gobierno andaluz a abrir por fin la mano. Es un momento oportuno y nadie puede criticarlo. Aunque se mantiene el cierre perimetral de la comunidad autónoma, a partir de esta noche los ciudadanos se podrán desplazar libremente entre las provincias andaluzas. Esto supone un cierto alivio al maltrecho sector turístico de la región, pues aunque todavía no podrá recibir la visita de ciudadanos del resto del país, al menos podrá contar con el no desdeñable turismo interior andaluz. Asimismo, el Gobierno de la comunidad ha vuelto a ampliar el horario de la restauración hasta las 23:00 en toda la región siempre que se respete el toque de queda, lo que vuelve a suponer un balón de oxígeno para una actividad que ha sufrido como pocas la pandemia y ha sido víctima de una política de acordeón, con continuas ampliaciones y reducciones de sus horarios. Éstas son, en resumen, las dos principales medidas de la Junta. Ahora, como pidió el presidente Juanma Moreno, queda lo más importante: la responsabilidad de todos los ciudadanos. Aunque los números son esperanzadores y ya se ve la luz al final del túnel, sería un enorme y gravísimo error pensar que la pandemia ya ha finalizado. El coronavirus seguirá siendo durante mucho tiempo una amenaza para la salud pública y es el deber de todos colaborar en su definitiva extinción. Es importante que se sigan guardando escrupulosamente medidas como la mascarilla en lugares públicos, la higiene personal o la separación social entre individuos. De lo contrario podríamos vernos de nuevo en un escenario que obligase a endurecer las medidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios