Una UE sin fisuras ante Putin

España ya ha rebajado casi tres puntos su crecimiento. Estados Unidos sube sus tipos de interés y el dólar amenaza con desequilibrar la balanza comercial europea

Dos meses y medio después de la invasión de Ucrania, nada en el horizonte atisba un cambio de escenario que pueda conducir a una solución pactada a medio plazo. La UE prepara su sexto paquete de medidas sancionadoras para castigar, entre otros, al patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, uno de los apoyos con el que cuenta el autócrata Putin, y a mandos militares supuestamente responsables de las matanzas en Bucha y Mariupol. Algunosl expertos ya advierten de que Europa, salvo giro inesperado de la contienda, debe prepararse para vivir en su territorio un largo conflicto bélico de consecuencias imprevisibles. Todos los intentos de mediación, el último el del secretario general de la ONU, han concluido en fracaso. Así que la gran misión que persigue la UE y Estados Unidos es enquistar el avance de las tropas rusas y evitar que Putin mueva más fichas en el Báltico con la disuasión que supone sus veladas amenazas de utilizar armamento nuclear si la OTAN entorpece sus planes. Lo que suceda con el Donbás y Odesa, el puerto más importante para las exportaciones ucranianas, será determinante. Para comprobar el impacto económico no hay que esperar. España ha rebajado casi tres puntos su crecimiento para este año. Estados Unidos aplica subidas de los tipos de interés para contener la inflación, el dólar se revaloriza y trastoca los equilibrios de la balanza comercial. La unidad de acción de los Veintisiete es fundamental. Pero cuanto más se alargue el litigio mayor será el riesgo de que surjan fisuras. Las compras de petróleo y gas por parte de los países de la UE alimentan la maquinaria de guerra de Putin. Y hay países como Hungría con una clara dependencia de las importaciones de hidrocarburos de Moscú. Y con populistas al frente como Orban que a menudo dan la impresión que sintonizan más con Putin que con las directrices de Ursula von der Leyen. Un panorama de incertidumbre que sería imposible combatir con una Europa dividida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios