Primeros pasos para un cambio en Andalucía

Las primeras medidas que proponen PP y Cs para su arranque en el Gobierno persiguen la bajada de impuestos y la regeneración política

Ala espera de un acuerdo de Gobierno definitivo, PP y Ciudadanos ya han anunciado cuáles serán las primeras medidas de choque para que se visualice el cambio en Andalucía durante sus cien primeros días en el Ejecutivo autonómico. En general, y según lo anunciado, no hay nada extraño en esta declaración de intenciones. Se trata de una serie de medidas de corte liberal en las que priman la reducción de la presión fiscal e iniciativas destinadas a la regeneración democrática y al saneamiento de las instituciones y el funcionariado. Incluso, se puede decir que muchas de las propuestas podrían ser firmadas por el propio PSOE.

Respecto a la rebaja de la presión fiscal, PP y Cs reducirán el tramo autonómico del IRPF y finiquitarán definitivamente el impuesto de Sucesiones, además de poner en marcha una oficina antifraude, cuya creación ya estaba contemplada en los acuerdos entre la formación naranja y el PSOE en la pasada legislatura. Estas medidas irán acompañadas de un firme compromiso de lucha contra la corrupción, comprometiéndose ambos partidos a excluir de sus cargos a los imputados en casos de corrupción y la aprobación de una ley del denunciante. Como medida, ambos partidos se comprometen a darle un nuevo impulso a la comisión de investigación sobre la Faffe que se puso en marcha a finales de la legislatura pasada y decayó con la disolución de la Cámara. También se suprimirán los aforamientos de los parlamentarios andaluces.

El nuevo Gobierno se pondrá también como objetivos durante sus primeros días redimensionar Canal Sur y una ley de despolitización de la Administración Pública, así como medidas de choque en los sectores sanitarios y educativos. Para marcar distancias con Vox se anuncia un gran acuerdo sobre violencia de género y no se contempla ninguna medida que pueda suponer un menoscabo del autogobierno de Andalucía.

En general, todos los objetivos propuestos son lógicos y coherentes con los programas de Cs y PP. El pasado 2 de diciembre los andaluces votaron por un cambio de rumbo siguiendo los parámetros ideológicos del centroderecha, y eso es lo que se pone sobre el tapete. Ahora falta que el nuevo Gobierno autonómico, si finalmente se constituye, comience a trabajar con celeridad para que los cambios se hagan visibles lo antes posible. Los andaluces no perdonarían que todo siguiese igual.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios