Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Primera tarea: cohesionar al PSOE

El PSOE saldrá de estas primarias severamente fracturado. El ganador tendrá la misión de restañar las heridas

Hace apenas unas semanas todo el mundo daba por hecho que Susana Díaz sería la gran derrotada en unas primarias frente a un candidato designado desde el secretaría general del PSOE. Aún antes de que se supiese el candidato de Pedro Sánchez para defenestrar a la que es su gran enemiga interna en el Partido Socialista, todo el mundo aceptaba sin más el axioma que la política sevillana no tenía nada que hacer y que lo mejor para ella sería llegar a un acuerdo razonable con Ferraz que le asegurase la continuidad de su carrera política, aunque fuese en puestos secundarios. Sin embargo, todo ha cambiado. Hoy se celebran estas esperadas primarias socialistas sin que nadie se atreva al cien por cien a dar un pronóstico. Aunque algunas encuestas apuntan a la victoria por la mínima del candidato de Ferraz, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, lo cierto es que el temor ha cundido entre el sanchismo andaluz y no son pocos los que apuntan a una remontada final de Díaz. El resultado final lo sabremos hoy, pero gane quien gane hay algo cierto: el PSOE andaluz quedará dividido traumáticamente como nunca hasta la fecha. No hay que insistir en la importancia que para Andalucía tiene el Partido Socialista, que gobernó durante casi cuarenta años esta tierra y ha configurado en gran parte su entramado institucional y el andalucismo de baja intensidad que hoy es patrimonio de la gran mayoría de los partidos andaluces. Es importante, por tanto, que la comunidad autónoma siga contando con un partido socialdemócrata fuerte que sea las alternativa de la izquierda moderada al actual Ejecutivo. Por eso, el ganador de estas primarias, sea quien sea, tendrá la obligación de empezar a restañar las heridas, tarea que no será fácil, por lo menos hasta que no se alcance de nuevo el poder, fierabrás que, en política, suele ser mano de santo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios