Provincia Vox ya ha perdido la mitad de los ediles que logró en Cádiz en las municipales de 2019

Medidas contradictorias

Mantener el cierre perimetral de las provincias pero ampliar el horario de los bares es como echar agua caliente y fría al mismo caldero. De poco puede servir

Las nuevas medidas contra el coronavirus anunciadas ayer por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pueden interpretarse como contradictorias. Se comprende que, con los datos en la mano, la Administración autonómica haya decidido continuar con el cierre perimetral de las provincias andaluzas hasta después de Semana Santa. El previsible aluvión de desplazamientos podía provocar un fuerte repunte en el número de contagios, por lo que, pese a ser una medida impopular y antieconómica, todo indica que es la más prudente. Sin embargo, no se entiende que, a continuación, se decida ampliar el horario de apertura de bares y comercios. Quizás el presidente andaluz esté aquejado de ese mal tan común en los políticos en el poder que consiste en no salir a la calle. Si lo hiciese caería en la cuenta de hasta qué punto muchos de estos locales están repletos y no se respetan las medidas más elementales: clientes sin mascarillas, grupos superiores a los permitidos, incumplimientos de la separación entre mesas... No es sólo responsabilidad de los hosteleros, sino principalmente de una parte de la ciudadanía que ha decidido que está por encima de las normas. Cerrar las provincias y aumentar el horario de los bares es como echar agua caliente y fría al mismo caldero. De poco puede servir. Más si los propios técnicos están ya avisando de que después de Semana Santa asistiremos a un repunte de la enfermedad. Una vez más parece que el Ejecutivo se está dejando presionar por la movilización del gremio de la hostelería, que ha sido uno de los que más han sufrido en esta pandemia y que necesita muchas más ayudas económicas y comprensión por parte de la Junta, pero no medidas que a la larga pueden ser muy perjudiciales para todos, empezando por el propio sector. Todo, además, se ha complicado con los reveses que está sufriendo la campaña de vacunación, que cada vez parece más claro que no estará finalizada para este verano, como algunos optimistas intentaron vender a la opinión pública. Aún estamos muy lejos de derrotar al coronavirus. Todos deberíamos ser conscientes de ello.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios