Apuesta seria por la Sanidad

Más allá de criticar la gestión del PSOE, Aguirre parece dispuesto a reforzar la Atención Primaria con medidas concretas

La Sanidad andaluza se ha convertido en una de las claras apuestas del nuevo Gobierno andaluz para recuperar la confianza de los andaluces en los servicios públicos y la de los propios profesionales, que sufrieron serios recortes durante la crisis económica. Más allá de limitarse a denunciar todo lo que hizo mal el PSOE al frente de la Junta de Andalucía, el Ejecutivo que preside Juanma Moreno parece dispuesto a asumir su responsabilidad con medidas concretas, como las que ha anunciado el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en las últimas semanas. La última ha sido la limitación de las consultas a 30 al día, a la vez que se aumenta el tiempo para atender a los pacientes. Ambos pasos se antojaban más que necesarios para fortalecer la Atención Primaria. Y solo si se rebaja la presión de los médicos de familia se alcanzará una asistencia plena, lo que en paralelo evitará que se colapsen los puntos de urgencias y los hospitales en general.

Aunque el plan anunciado por Aguirre no atiende todas sus peticiones -pedían 10 minutos por paciente y serán 7 finalmente- sí se ha sido muy sensible a las demandas de los profesionales al rebajar las consultas a la mitad (antes la media estaba en unas 60 diarias), aunque se seguirán sumando las que provengan de programas de salud específico, los avisos y consultas a domicilio y las revisiones, como hasta ahora. A esto hay que añadir que la Consejería elevará el presupuesto de Atención Primaria del 16% al 20% , y otras líneas de actuación, como la reducción de la burocracia y la mejora en la gestión de agendas y en el triaje, lo que ha de redundar en beneficio de los profesionales y de los usuarios.

Para poder llevar a buen puerto este plan, la Consejería de Salud, consciente de que faltan recursos humanos, quiere impulsar en breve un programa de fidelización para combatir la fuga de batas blancas a otras regiones en las que gozan de mejores condiciones laborales, así como otro plan de retorno, para que regresen los que se fueron desencantados. Aguirre ya ha confirmado que los contratos a partir de ahora serán por un mínimo de 6 meses para dotar de mayor estabilidad a la plantilla, a la vez que se ha comprometido a agilizar las ofertas públicas de empleo, que sufren un atasco inaceptable. Sabe que para reforzar el pilar sobre el que se asienta la sanidad pública y lograr reducir en paralelo las listas de espera -la primera de sus propuestas- necesita más médicos. De poco serviría abrir los quirófanos por la tarde y hasta los sábados, o reducir las consultas a la mitad, si no se dota a la plantilla de más presupuesto y efectivos que puedan cumplir lo prometido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios