Acabar con el desempleo debe ser la prioridad

La última EPA en Andalucía muestra unos datos preocupantes e indica que las medidas contra el paro están siendo insuficientes

Las últimas cifras del paro en Andalucía, reflejadas en la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, son preocupantes. En nuestra comunidad había en ese período 865.800 personas en situación de desempleo, un 3,62% más que en el trimestre anterior. Este estudio indica, además, que entre julio y septiembre de este año se han perdido en Andalucía 35.000 empleos, lo que supone una caída del 1,12% y sitúa el total de ocupados en 3.100.900 personas. Una tasa de desempleo del 21,8%, con datos tan alarmantes como un 43,7% entre los jóvenes menores de 25 años, presenta un escenario ante el que toda la sociedad, desde el Gobierno autonómico a las instituciones y agentes sociales, deben reaccionar con medidas urgentes. De nada, absolutamente de nada, sirven argumentos como la herencia recibida por un lado o el de la nueva gestión en la Junta de Andalucía para solucionar este grave problema, el principal de todos los que tienen hoy por hoy los andaluces. Los ciudadanos demandan respuestas, con medidas contundentes y decididas, para atajar de una vez por todas la que sin duda es la asignatura pendiente de Andalucía. Sin empleo no existirán nunca la prosperidad y la igualdad plenas en nuestra región, por mucho que se avance en otras cuestiones. Estamos ante el principal problema, por encima de asuntos ideológicos que también tienen su importancia. Es o debería ser la principal piedra angular de todo Gobierno, mucho más en el caso de Andalucía, donde existe un evidente retraso en la materia, aunque en ocasiones se pueda olvidar por la constante confrontación política. Además, el desempleo no es una cuestión exclusiva de una sola institución. Hablamos de Andalucía, sí, y el Gobierno autonómico ahora en manos de PP y Ciudadanos, tiene una gran parte de responsabilidad en la materia por cuanto las competencias en empleo están transferidas desde hace muchos a nuestra comunidad. Sin embargo, existen muchas transferencias que dependen del Gobierno central, muchas veces dependientes del color político en una y otra instancia, que influyen en esa responsabilidad. También desde los ayuntamientos, aunque con menos competencias y recursos, la buena o mala gestión acaba condicionando el resultado final. Por lo tanto, hablamos de un trabajo conjunto que no debe saber de siglas y mucho menos de fechas electorales. Porque a todos afecta, a los partidos y sobre todo a los ciudadanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios