A vueltas con el carril bici

Se lo han tomado como una prioridad, como una urgencia. Y han cometido errores por no tener el proyecto bien resuelto

Algunos pensaréis que es una pesadez otro artículo sobre el carril bici de Cádiz. ¿Tan importante es? Pues sí. En una ciudad tan chiquitita, con un espacio tan limitado, es la principal obra de transformación urbana realizada en el último quinquenio. No sé si por motivos políticos, sociales o ecológicos, el gobierno municipal de Kichi y Martín Vila (que ha sido la cara visible del carril), ha puesto un interés que no se nota en otros asuntos a priori más acuciantes. Es decir, se lo han tomado como una prioridad, incluso como una urgencia. Se lo recomiendan a la juventud estudiantil. Y han cometido errores por no tener el proyecto bien resuelto.

Un ejemplo es la Carretera Industrial, ahora llamada de Astilleros. Es la conexión desde el nuevo puente al centro histórico de Cádiz. Es una vía urbana esencial, que en su día enlazará con la plaza de Sevilla renovada. Es una obra pública que aún no ha sido resuelta con coherencia. Sin embargo, han construido antes el carril, y han colocado unos pivotes con riesgo de provocar accidentes de tráfico. Pivotes que han desaparecido en gran parte. Se le añade una acera menguante, que padecen los peatones.

El carril bici es como el Guadiana: aparece y desaparece. Después de la Carretera Industrial, el trazado natural no lleva a Canalejas, sino al interior del Puerto. Ha sido objeto de controversias, quizá porque la presidenta de la Autoridad Portuaria es ahora Teófila Martínez. Peor es lo que ocurrirá en la Alameda y el Parque, donde el carril es demencial y perjudica al paisaje. Curiosamente, no pasa por delante del nuevo Rectorado (antes Gobierno Militar), sino que cambia de acera en la esquina. Y lo natural sería que el circuito no siguiera por el paseo del Parque, sino por Santa Bárbara para enlazar con el Campo del Sur. Claro que entonces no llegarían los estudiantes ciclistas hasta la puerta de sus facultades. ¿Y qué me dices del carril que está entre donde para el autobús y la marquesina de la parada?

Vemos otras curiosidades, como las bicicletas que pasan justo por la puerta de un colegio público; o la salida de vehículos del parking del Campo del Sur, que atravesarán el carril, con poca visibilidad y evidente peligro. Además del Paseo Marítimo, los enlaces raros de la Zona Franca y otros detalles.

Lo mejor es recorrerlo en bicicleta, y así se aprecia mejor. En cuanto a la supresión aleatoria de aparcamientos (en unos barrios sí y en otros no), a la vista está. Yo no pienso que lo hicieran para fastidiar, pero ahí quedó. Es evidente que el carril bici necesita un repasito desde ya.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios