SER O NO SER

josé / guerrero / 'yuyu'

La vuelta del niño

EL Trece es el número de la mala suerte. Menos para los fans de Antonio Martínez Ares, entre los que me incluyo. Trece años han tenido que pasar desde su última comparsa en el Falla. La comparsa tiene un antes y un después de gente como Paco Alba, Antonio Martín y Martínez Ares. Si al primero le cabe su invención y al segundo su proyección, al tercero le corresponde el salto al marketing total de la comparsa. Calidades compositoras aparte, por supuesto, que además son muchas. Antonio ha vivido el amargo exilio del que no quiere saber nada de esto cuando esto ha sido su vida. Pero el gusanillo se convierte en serpiente en ocasiones y te pica para meterte el veneno de nuevo. Tengo ganas, como todo el mundo, de ver lo que nos trae este año. Ya habrá gente pegada al teclado del ordenador para despellejarlo en las redes incluso antes del popurrí. También estarán los que crean que la comparsa tiene que estar de diez para arriba, porque "pa eso lleva trece años sin salir". Como si los que nos quedáramos en casa todos esos años escribiéramos en una libreta todas las ideas para usarlas cuando volvamos. Yo tengo muy claro lo que espero de su comparsa: algo bueno. Y a partir de ahí me podrá gustar más o menos. Me podrás fascinar o dejarme algo menos impactado. Lo que sí tengo claro es que respetaré al compañero que vuelve saque lo que saque, porque la calidad mínima (a cuyo mínimo no llegarán jamás otros por más que lo intenten) se le presupone. Lo digo porque no sería sensato volvernos locos, no ya con las críticas, que son aceptables, sino con los linchamientos mediáticos. Porque sería una pena que habiendo tenido que esperar 13 años para verlo de nuevo se nos vaya definitivamente del carnaval porque volvamos a aburrirlo. Disfrútenlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios