J.M. / Sánchez / Reyes

veranos sin fotos

CUANDO era pequeño, pasaba el verano tirándome al agua en la resbalaera de La Caleta, jugando partidos en la plaza de San Antonio a todas horas y pidiendo, para refrescarme, un vaso de agua en el bar Recreo Chico. En la plaza de Mina, me escondía en el templete al que nuestros padres no nos dejaban acercarnos porque había muchos hippies o pateaba una pelota de plástico, con gomilla, que nos vendía Dolores en su puesto para los partidos de farola a farola. No se estilaba inmortalizar esos momentos, pues no existían las redes sociales y nadie, como ocurre ahora, iba armado con una cámara fotógrafica en el bolsillo. El carrete de 24 fotos había que dosificarlo y en el mismo cabían una comunión, la boda de una prima y la excursión de fin de curso. La mayoría de las estampas y los lugares de aquellos años ya no existe. Menos mal que mi infancia la guardo, como un tesoro, en la cabeza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios