En tiempos de Carlos Díaz la Junta, aunque del mismo signo político que nuestro ayuntamiento, poco ayudó a Cádiz. Partiendo de esta premisa lo que iba a venir después tenía toda la pinta de ser peor. Y así fue. Desde entonces no nos hemos cogido a compás con San Telmo. La Junta siguió en manos de los socialistas. Y, claro está, a Teófila y compañía casi ni agua. Y continuaba gobernada por el PSOE cuando al Consistorio llegó Podemos. Más de lo mismo. Escasas concesiones y muchos ninguneos a esta ciudad pagando los gaditanos, como siempre, las consecuencias del vergonzoso partidismo. Ahora, con Kichi otros cuatro años, seguimos a contracompás. La Junta de la derecha deja en el aire el proyecto de Valcárcel como Facultad de Ciencias de la Educación, a pesar de ser una iniciativa que ilusionaba a la ciudad. Otro palo. Qué poquito le debe esta ciudad a la Junta de Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios