editorial

El último Gobierno de Zapatero

LA proclamación de Pérez Rubalcaba como candidato socialista y su inmediata salida del Gobierno ha obligado a una remodelación del Ejecutivo para cubrir los tres cargos que ejercía aquél. El presidente Zapatero, a medias con el propio Rubalcaba -decididamente, el hombre fuerte del PSOE a partir de ahora-, ha optado por una crisis menor, limitada en la práctica a sustituir a Rubalcaba con su heredero natural en el Ministerio del Interior, atribuir la Vicepresidencia primera a Elena Salgado, responsable de la importante cartera económica y premiar a su fiel José Blanco, ministro de Fomento y compañero de trayectoria en la renovación del socialismo, con la portavocía del Gobierno. Se percibe claramente, pues, que estamos ante un tiempo de prórroga en la legislatura que se da por agotada y que Zapatero se ha decantado por la continuidad de su política, de la que precisamente el candidato Rubalcaba pretende distanciarse. El alcance reducido de esta crisis viene a reforzar la hipótesis de que el presidente ya no pone el mismo énfasis en defender que su mandato acabe lo más tarde que permite la Constitución, es decir, en marzo de 2012. En los círculos políticos más próximos al PSOE se perfila un horizonte de elecciones generales anticipadas. Despejada la incógnita de la sucesión de Zapatero, entronizado Rubalcaba como referencia máxima del socialismo y ante la probable mejoría de las cifras del desempleo -el problema número uno de la sociedad española- por el repunte veraniego y descartado por todos los analistas que la salida de la crisis sea cuestión de meses, coge fuerza la perspectiva de que los comicios se celebren a finales de noviembre, una vez celebrado el debate general sobre los Presupuestos del Estado de 2012. Aunque de este modo el PP vea aceptada su insistente demanda de anticipación de la convocatoria electoral, no se adivinan en el futuro inmediato elementos y factores que aconsejen concluir la legislatura hasta marzo. A finales de verano, si no antes, saldremos de dudas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios