Editorial

El triple reto del paro

LA crisis económica está dejando de ser un problema de macroeconomía para convertirse en un drama social. Las liquidaciones de Hacienda avisan de que las empresas han reducido el año pasado un 30% sus beneficios, mientras que prácticamente no han disminuido sus costes salariales. El ajuste de esos dos parámetros hace predecir que seguirá subiendo el paro de manera drástica durante buena parte del recién estrenado 2009. Los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo indican que en España hay registrados 3.129.000 parados, un 13,4% de la población activa. Casi un 47% más que hace un año, que han generado al Estado un aumento de los gastos por desempleo del 60%. Un crecimiento insostenible, si la economía nacional sigue en recesión mucho tiempo, lo que haría imposible de cumplir la promesa del presidente del Gobierno de que nadie quedará desasistido. El colectivo más afectado es el de los inmigrantes, que se acerca ya al medio millón de parados en el censo español. El caso andaluz también es preocupante. La región cierra el año con 719.400 parados registrados, casi un 19% de la población activa. Con un aumento del 40% respecto al año anterior. Almería, Granada, Málaga y Sevilla son las provincias con mayor crecimiento del desempleo, mientras Jaén, Córdoba y Cádiz tienen el comportamiento menos malo. Un escenario diametralmente opuesto a la romántica idea del pleno empleo esgrimida por las autoridades socialistas en la campaña electoral de marzo de 2008. Este panorama desolador está afectando a los hábitos de consumo y ahorro: los españoles guardan más y gastan menos que antes de la crisis. Lo primero es un factor positivo, porque genera liquidez en el sistema, pero la menor demanda está parando la actividad económica del país. Entretanto, la OCDE advierte que no se normalizará la situación económica antes de dos años, con lo que las autoridades y los agentes sociales tienen por delante un triple reto, bien difícil: atender a la población más necesitada, recuperar la actividad empresarial y generar confianza en los consumidores. Mucha tarea para resolverla en sólo un año.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios