La Azotea

José Antonio López

jalopez@diariodecadiz.com

El tren con bulla

Entre aquel vetusto tren expreso de literas y asientos casi compartidos, que tardaba una noche entera y algo de la mañana en llegar a Madrid, y este tren bala encapsulado que ahora nos presentan, y que pretende cruzar el país en un suspiro, conviene poner un poco de cordura disfrazada de término medio. Dicen que viajar es un placer, y así lo entendían aquellos viajeros románticos que plasmaron en sus escritos los paisajes y las gentes de aquella España decimonónica, deslumbrante y anquilosada a la vez. Y dicen también que la velocidad y las prisas no son buenas consejeras. El nuevo invento debe ser el pago de esta revolucionada sociedad en la que lo inmediato tiene premio y la espera y la paciencia corren el riesgo de convertirse en valores de museo. Como se puede perder, durante los viajes, la costumbre de disfrutar de un paisaje o de la destacada arquitectura de un pueblo. Nos quieren encapsulados.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios