Con la venia

fERNANDO / SANTIAGO

La traición

EL PSOE ha utilizado palabras gruesas para calificar la actitud complaciente de los dirigentes del PP ante la creación de la Zona Franca de Sevilla. Un atropello así no ha obtenido respuesta del PP: Sanz, Loaiza, Teófila y Jorge Ramos han reaccionado con docilidad ante una salvajada como esta, cometida contra el sentido común y contra la provincia de Cádiz que cuenta, no lo conviene olvidar, con el récord europeo en el desempleo. Es difícil aceptar que quienes deberían haber saltado como un resorte debido a los puestos de responsabilidad que ocupan , le hayan restado importancia a la decisión del Gobierno de España. Cabe preguntarse qué hubieran dicho si en el Gobierno y en el Ayuntamiento de Sevilla hubiera estado el PSOE. El escándalo habría sido mayúsculo: recogida de firmas, campaña por tierra mar y aire, programas especiales de Onda Cádiz, las pantallas LED echando humo y toda la artillería contra los malvados socialistas.

Me recuerda a lo que hizo Carlos Díaz en el debate sobre la liberación del peaje de la autopista. El entonces alcalde se ausentó del Parlamento de Andalucía el día de la votación: fue la medida de mayor calibre que fue capaz de adoptar. No voy a hacer un elogio de las candidaturas independientes pero esta situación demuestra bien a las claras que en los grandes partidos la primera lealtad es para con el mando del partido y luego para con los votantes. No hace falta ser un revolucionario seguidor de Podemos para llegar a la conclusión que debería ser al revés ya que un gobernante se debe en primer lugar a los intereses de los ciudadanos. Sus actuaciones deben estar presididas por la defensa del interés general de aquellos para los que gobierna y no por la docilidad hacia los que mandan en el partido, que son los que hacen las listas y los que al final deciden quién sigue y quién no.

No dudo que si se plantea algo así por una decisión de la Junta de Andalucía en el PSOE permanecerían callados, como de hecho lo están ante los innumerables incumplimientos del Gobierno Andaluz para con Cádiz. Pero el hecho cierto es que en este caso la palabra traición refleja bien a las claras el comportamiento de los dirigentes del PP que gobiernan en Cádiz: en lugar de defender los comunes provechos han pensado en los particulares. Mientras tanto le regalan a los amigotes del Casino 200.000 euros para que puedan seguir jugando a las cartas en ese tenebroso patio de infausta memoria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios