La corredera

Antonio Morillo Crespo

La tortuga de papeles

HAY cosas lentas como una noche con dolor de muelas y otras lentísimas como la tortuga. Entre los humanos se lleva el premio la Administración, que es lenta, lentísima, hasta la desesperación. Y... da igual que el Ayuntamiento, la Diputación, la Delegación, la Consejería, el Ministerio, sea de uno u otro signo, es consustancial, es como el moho con la humedad, vamos que ni siquiera tienen culpa los funcionarios, es que es así y siempre es así. El “vuelva Vd. mañana” de todas las oficinas de todos los tiempos,  el trámite necesario, el informe preceptivo, el visto bueno y la madre que lo trajo al mundo. Debería ser, que con más descentralización más rapidez y eficacia. Pues no, al revés.

De tarde en tarde, viene en la prensa, (véase Diario de Cádiz pag. 3, día 3 ) que un hotel se ha ido al agua porque los promotores se han aburrido, una urbanización que se dilata tanto que crecen los jaramagos hasta en los planos y qué decir de un plan de ordenación, la repanocha. Esto es para volverse loco... un año, otro año, otro más y se pierde en los despachos, en los plenos, en las comisiones, en las juntas y ni con GPS. Todo se justifica por las garantías jurídicas, que son necesarias, pero no puede ser más importante  el traje que la novia, ni el coche que el conductor.

Pero lo curioso es que cuando se quiere, se hace. Ejemplo, el Gobierno ha destinado con acierto dotaciones importantes para combatir el paro, que la gente no entiende de crisis teóricas y tiene que comer, mediante obras municipales y todo se ha hecho en un santiamén, las calles están llenas en todos los municipios de grandes carteles y los obreros asfaltando, empedrando, poniendo alcantarillados, pintando... Y digo yo: ¿no se comprende que los permisos de obras, los planes, los proyectos, son generadores de riqueza y de empleo?  ¿No se dan cuenta que paralizar los papeles es paralizar la vida? ¿En qué cabeza cabe que un permiso de obra tarde más de un año para una obra dentro de una ciudad o un pueblo? ¿Cómo pueden tardar más los papeles que la misma obra?

¿Solución? Que un documento sólo esté en mi mesa un día. ¿Una barbaridad? Pues más barbaridad es lo otro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios