cine madariaga

Kiko / Cuadrado

Nunca es tarde

LA película que viene a continuación está rodada en blanco y negro, como muchas de las que emitía el Cine Madariaga en los años sesenta y setenta del pasado siglo. ¡Qué fuerte suena eso! Además es un film macabro en el que el protagonista es un siniestro personaje que ha demostrado su ineptitud al frente de un organismo de suma importancia para una nación.

Nunca es tarde para rectificar, pero al individuo en cuestión se le han agotado todos los créditos. Lo único que se puede alegar en su defensa es que ha jugado con las mismas cartas que sus jefes. Él y sus colegas del gobierno no han desentonado ni lo más mínimo en la banda sonora de la película (y lo digo por lo de banda), y no se ha salido ni un ápice del guión marcado. Se puede ser más inútil, pero hacerlo peor que éste siniestro personaje es imposible.

"Larry Crowne, nunca es tarde", es una película, que ha sido multada, porque recaudar dinero es el oficio del personaje en cuestión. Me estoy refiriendo a Pere Navarro, director de la Dirección General de Tráfico, cabecilla de la orquesta, que ha multado a la productora de la última película de Julia Roberts y Tom Hanks con 30.000 euros, ya que los actores aparecen en el cartel anunciador en una moto y sin casco. Otro intento más de confundirlo todo, en un gazpacho surrealista para salir en una falsa defensa del casco. Un mal precedente sin duda.

A partir de ahora todas las productoras y a tenor de la cantidad de locos que habitan en este país, se lo pensarán mucho al anunciar sus películas, no vaya a ser que salga algún grupo de amantes de los insectos tropicales, ecologistas confundidos, amigos de la bicicletas de tres ruedas, majaretas reunidos, etc. por no meternos en más honduras, y se sientan ofendidos.

Cientos de películas del lejano Oeste serían motivo de denuncia por violentas, el Gordo y el Flaco tendrían multas por dos lados, por los asociados en lucha contra la anorexia y contra la obesidad y no digamos Los Hermanos Marx. Estos como eran tan "locos" no pagarían e irían a la cárcel, de donde seguro saldrían como salieron de tantos líos. Porque no sé si de cárcel, pero de suma gravedad es lo protagonizado por el referido Pere, no sólo en esto, sino en decenas de actuaciones. Una de las últimas es la de los carteles de vinilo en miles de señales de tráfico con el 110 y poco después con el 120, ¿cuánto dinero se ha perdido, o desviado en ello?

Pero uno de los más espinosos asuntos en los que se ha visto involucrado la criatura, a escasos meses de que concluyera la Legislatura, es cambiar de despacho, trasladándose a otro edificio de Madrid. En 2007 Pere Navarro ya cambió de despacho para instalarse en unas nuevas instalaciones, con toda clase de lujos, pero ahora ha decidido volver a la anterior oficina. Eso sí, tras una reforma que empezó hace más de dos años. En este cambio de despacho, se ha llevado también a todo su equipo de amigachos y al Observatorio de Seguridad Vial.

Las obras de reforma de su flamante despacho han costado cerca de un millón de euros, ya que ha decidido cambiar toda la madera, el baño se adorna con azulejos de Porcelanosa, e incluso ha cambiado todas las cortinas. Nunca es tarde para seguir recaudando para esto, para cenas, viajes, tarjetas de crédito y demás indecentes lujos en un país en quiebra, pero tampoco es tarde para llamar vino al vino, jamón al jamón y chorizo al chorizo. No, no es tarde.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios