DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Lo que no suman

La candidatura de Errejón minorará los votos de Unidas Podemos sin aumentar necesariamente los del PSOE

Sumar, restar, multiplicar y dividir son cuatro operaciones aritméticas distintas. Pero en política y por consecuencia del sistema electoral español (Ley D'Hont), si no se suma, se resta, con lo que se elimina una de esas cuatro operaciones aritméticas distintas. Y es que el legislador español quiso favorecer a los partidos más votados, para garantizar la estabilidad del sistema. El efecto está conseguido, premiándose a los partidos más votados, aunque no se ha perseguido disminuir el número de los partidos que se presentan a las elecciones, que son multitud, probablemente porque el individualismo es una característica del español, además que la democracia no admite exclusiones previas.

Para las elecciones generales del próximo 10 de noviembre han sido más las coaliciones intentadas y fracasadas que las acordadas. En la izquierda, que cito en primer lugar por haber sido la relativa ganadora de las que se celebraron el pasado mes de abril, PSOE y UP sumaron algo más de 11 millones de votos, una cifra muy similar a la suma de votos de PP, Cs y Vox, lo que parece una invitación del electorado para sumar votos mediante la presentación de candidaturas conjuntas, previa la aprobación de un programa de gobierno acordado. Este programa no tiene porqué ser como las tablas de la ley de Moisés, algo inconmovible y definitivo, sino que con habilidad, ganas de entenderse y buena redacción puede ser aceptado por todos los firmantes. No me tachen de cínico por esa afirmación, porque luego de haberse presentado por separado, cada uno con su programa, no tienen reparos en pactar un programa conjunto de gobierno. Esto es lo que ofreció el PP de Casado a Cs y Vox, sin ser aceptado y parece por lo menos una frivolidad que cuando la economía no está en sus mejores momentos y la sentencia del 1-O está al caer, Rivera y Abascal (que fue militante del PP) lo hayan rechazado. La candidatura de Errejón, aunque no está consiguiendo pactos con facilidad, minorará los votos de UP sin aumentar necesariamente los del PSOE.

Albert Rivera parece que tiene la obsesión de convertirse en el líder del centroderecha. Se hizo ilusiones en las elecciones generales de 2018, pero los resultados de las elecciones de 2019 le debieron volver a la realidad. No le gusta su papel de bisagra de la derecha y la izquierda y pese a las muchas desafecciones de ilustres de su partido mantiene su postura, que es la de, si acaso, pactar después. Pero esto es como el que quiere jugar a la lotería, después de conocerse el resultado del sorteo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios