El suelo que pisamos

¿Qué posibilidad hay de que este suceso se repita en Cádiz? Porque no nos podemos considerar a salvo

Los sucesos desgraciados en la isla de La Palma, en las Canarias, pone de actualidad cuál es la constitución geológica de la provincia de Cádiz. Ya está en el recuerdo el maremoto de uno de noviembre de 1755 y la intervención en el suceso de la Virgen de la Palma. Fue una consecuencia del terremoto ocurrido en Portugal y que originó olas que estuvieron a punto de inundar la ciudad. ¿Qué posibilidad hay de que este suceso se repita en Cádiz? Porque de los terremotos y de los maremotos ninguna población marítima puede considerarse a salvo.

En mi preocupación, he encontrado entre mis libros uno que nos puede ilustrar del suelo que pisamos, y que se titula "Itinerario geológico por la provincia de Cádiz" del que son autores José Manuel Gutiérrez, Agustín Martín y Antonio Navarrete y este libro ha sido editado por el Servicio de publicaciones de la Universidad de Cádiz, e impreso en Ingrasa en 1982. Los autores son licenciados en Ciencias Geológicas y profesores y se publicó recogiendo la documentación que se elaboró para la realización de un curso de formación. El libro, es muy docente y añade, además de bibliografía, como es lo usual, algo que no es tan corriente, como es un apéndice de coplas, tanguillos y cuplés muy ocurrentes.

Cuando se trata de la constitución geológica de la provincia, que es el extremo occidental de la cordillera bética, dice que la sierra gaditana y las tierras bajas de la campiña no constituyen entidades fisiográficas aisladas, porque forman parte de dos entidades geográficas mayores, como son la cordillera bética y la depresión del Guadalquivir, que a su vez constituyen dos entidades geológicas íntimamente ligadas.

En el libro se aconsejan varios itinerarios, con fotos de ilustración y se nos dice que sobre la roca ostionera, se asientan las ciudades del Puerto de Santa María, San Fernando, Puerto Real y Chiclana. El libro que tiene 200 páginas es imposible de resumir en el espacio del que dispongo. En las conclusiones finales se dice que los terrenos que constituyen la provincia de Cádiz forman parte de la cordillera bética, la más occidental de las alpinas europeas y que dentro de estos terrenos se pueden distinguir dos grupos: terrenos postorogénicos y terrenos preorogénicos y mientras que los primeros han sido intensamente deformados no lo fueron los segundos y se concluye con la afirmación de que la frecuencia de terremotos en el sur de la península ibérica es un claro indicio de que la cordillera bética aún no ha acabado de estructurarse. O sea, que ya sabe el riesgo que corremos y que el cura de la Palma no deje de tener a mano el estandarte...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios