El Washington Post reveló ayer que un equipo de investigadores de la compañía farmacéutica Pfizer descubrió que uno de sus productos estrellas, el Enbrel, un potente antinflamatorio para tratar la artritis reumatoide, podía reducir el riesgo de padecer alzhéimer en un 64%. El problema es que verificar esos efectos del medicamento habría requerido un dineral. Así que tras debatirlo internamente decidió no sólo no proseguir con la investigación sino no hacer públicos los resultados. La noticia es impactante, sobre todo porque hay millones de afectados en todo el mundo por esta cruel enfermedad que convierte a quienes la padecen en la sombra de lo que fueron, en una cáscara vacía sin recuerdos, sin la vida que vivieron, recluidos entre extraños que dicen ser sus hijos, sus nietos, sus parejas. Cuando se tiene la posibilidad de acabar con ese demonio que es el olvido no debe importar el dinero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios