LA Fiscalía General del Estado tiene previsto presentar hoy una demanda ante el Tribunal Supremo para que impida la inscripción en el registro del partidos políticos de Sortu, la nueva formación política impulsada por Batasuna con el propósito de concurrir a las elecciones municipales de mayo y tratar de volver a las instituciones vascas. El argumento principal de la demanda, que se suma a la anteriormente formulada por la Abogacía del Estado, es que Sortu, como antes Batasuna, es una creación de la organización terrorista ETA, que la ha promovido activamente con la idea de proporcionar a su brazo político la cobertura legal que le permitiría actuar al amparo del sistema democrático. Aunque Sortu ha sabido elaborar unos estatutos que formalmente condenan la violencia y se comprometen a utilizar en exclusiva las vías políticas en la lucha por sus objetivos, los informes de las Fuerzas de Seguridad demuestran la continuidad del nuevo partido con respecto a Batasuna -ilegalizada por ser parte integrante de ETA, como ha ratificado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos- y el Ministerio Público y los letrados del Estado han coincidido en que se trata de una ruptura con la violencia puramente retórica y cosmética, un disfraz de conveniencia. Lo cierto es que la realidad ha venido a delatar a los promotores de Sortu. Tras la detención de cuatro presuntos etarras, presuntos autores de numerosos atentados, incluyendo dos asesinatos, los batasunos con su nueva marca han guardado silencio mientras las fuerzas políticas democráticas y los ciudadanos han mostrado su satisfacción, como es natural, por la captura y entrega a los tribunales de los peligrosos criminales. Incluso de Sortu han salido exigencias de que cesen lo que llaman "arrestos por razones políticas", versión singular a la que se han sumado dos partidos vascos de trayectoria democrática (Eusko Alkartasuna y Aralar), incomprensiblemente tolerantes con los filoetarras. No ha hecho falta mucho tiempo para desvelar la auténtica naturaleza de Sortu. No debe participar en las elecciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios