El pinsapar

Sin respiro

El ruso ha hecho añicos la entente basada en el recuerdo de las grandes tragedias últimas

No creo que sea por lo del camarón que se duerme la corriente se lo lleva, ni siquiera del no goza con lo que tiene por ansia de lo que espera, es por lo de la rana y el escorpión, la costumbre de matar, incluso a los que te ayudan a cruzar el río. En definitiva, se cerraron los colegios el domingo y se abrieron las urnas, contaron las papeletas y sumaron los votos de la victoria abrumadora de Juanma Moreno en Andalucía, y el día siguiente, lunes de resaca, se empezó a mover la tierra bajo los pies. No de uno, de muchos. Ya no se gana gobierno ni oposición, se gana tiempo. Me temo.

Es como el paciencia y barajar, que si se está dentro de la partida pues mucho mejor, estás ahí, donde se cuece el pan y el naipe te puede llegar a la mano. Porque cada vez es más fuerte el run run de las municipales.

Los meses que restan serán como abducido por un nuevo cómputo, el tiempo elástico vuelve y se demuestra que la definición de a priori de la sensibilidad le viene bien como definición, al tiempo, a la espera del día que, indefectiblemente, llega. Sí, comprendo que son volutas, pompas de jabón, cortinas de humo. Frente adonde está el problema, no me cabe duda. Digo que en la reunión madrileña de la OTAN se cortará un bacalao de verdad, y ese bacalao ya venía pre cocinado de las cancillerías. El ruso ha puesto al rojo vivo los años de tranquilidad y el paraguas militar. Ha hecho añicos la entente basada en el recuerdo de las grandes tragedias últimas y el comercio, las relaciones de sociedades abiertas.

Pero nos engañábamos. Nos auto engañábamos. En el vientre de la bestia se fraguaba la digestión de una parte importante de un país, si no todo el país. ¿Hasta dónde es recomendable agacharse para que no se nos vea el culo? Es por eso por lo que no dejo de ver un horizonte de guerra, con sus funestas consecuencias en su estadio menor, que no contempla el empleo de armas nucleares. Ni lo descarto. De esto irá la reunión de la OTAN en Madrid, no me cabe duda.

La Alianza Atlántica se refuerza sólo con la unión y el mensaje prístino de que la Rusia de Putin no puede invadir países, bombardear inocentes y arruinar la vida y la convivencia de un continente. Y, sobre todo, que está dispuesta a sacrificar personas, bienes, todo lo que haga falta. Porque sólo así la hidra rusa se guardará el fuego de la boca en el bolsillo y se retirará de Ucrania.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios