Las regatas de nuestros alcaldes

Todas las regatas han sido las mejores de la historia. A la gente se le olvidan las anteriores. Hay mala memoria

Igual que no hay mocita sin amor, según decía el refranero machista, no hay alcalde o alcaldesa de Cádiz sin una Gran Regata. "Esta ha sido la más importante de la historia", según dicen siempre. Después de la Sail GP de 2022, que es una regata diferente, como de fórmula uno del mar, nuestro alcalde Kichi ha declarado que Cádiz se ha puesto "a la altura de San Francisco o Sidney", lo que da pruebas de la magnitud del evento. Cualquiera que haya viajado a San Francisco o Sidney apreciará algunas diferencias urbanas, regatas al margen. Ni qué decir tiene que el alcalde también destacó que los organizadores estaban satisfechos, porque una acogida como la de Cádiz no la reciben en ningún lugar.

Igualico, igualico que lo que dijeron Carlos Díaz y Teófila Martínez con sus regatas. Han pasado 30 años desde que Cádiz acogió la Gran Regata de Colón en 1992, cuando era alcalde Carlos Díaz y presidente del Gobierno Felipe González. En aquel año mágico, a Barcelona le tocaron los Juegos Olímpicos, a Sevilla la Exposición Universal, a Madrid la Capital Cultural Europea y a Cádiz la Gran Regata de Colón. En el bonito libro Cádiz en la Gran Regata, que editó Diario de Cádiz, con fotos del concurso de diapositivas que se convocó y textos de Jesús de Sobrino, ya se decía que el puerto de Cádiz fue definido como "el mejor punto de encuentro" por los organizadores de "la mayor concentración de veleros de este siglo". Cádiz fue puerto de acogida durante cuatro días (del 29 de abril al 3 de mayo de 1992), junto a Lisboa, Génova, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, La Gomera, San Juan de Puerto Rico, Nueva York, Boston y Liverpool.

Hemos pasado de compararnos con Nueva York y Liverpool a San Francisco y Sidney. No hay nada nuevo bajo el sol. Después llegaron las cuatro grandes regatas de Teófila Martínez, en 2000, 2006, 2012 y 2016, aunque esta última se la dejó en herencia a Kichi. Teófila pasó de alcaldesa a presidenta del Puerto. Y para septiembre de 2023 se ha anunciado ya la Gran Regata Magallanes-Elcano, que se la dejará en herencia Kichi al siguiente.

La gente dice que Cádiz vive de espaldas al mar. Es falso. Sólo se ponen de espaldas cuando no hay regatas, ni conciertos en el muelle. O cuando ya se ha ido el Juan Sebastián de Elcano, nuestro buque escuela, que en Cádiz tiene la sede. Todas las regatas han sido las mejores de la historia. A la gente se le olvidan las anteriores. Hay mala memoria, en general. Y ya nadie se acuerda de los siglos de oro, cuando la gente se asomaba a las torres miradores para ver los galeones que volvían de América.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios