El palillero

José Joaquín León

Un premio para Sarkozy

A Sarkozy le habrían podido hacer fotos sonriendo junto a las obras del segundo puente. Y después organizarle una rueda de prensa. Se le podrían haber preguntado muchas cosas: si le gusta el nombre de La Pepa, si cree que Francia tiene una deuda histórica con Cádiz por lo que pasó en el siglo XIX, si van a patrocinar algo, si le gusta el logotipo, si le parece conveniente que Zarrías siga al frente del Bicentenario aunque le hayan dado puerta en la Junta de Andalucía… En fin, un montón de preguntas que en Madrid no le hicieron, porque allí nadie piensa en el Bicentenario.

Ha sido un fallo, pero todavía se puede corregir. A Francia hay que darle su sitio en el 2012. Al fin y al cabo, los franceses tuvieron algo que ver en esto. Sin su valiosa colaboración, las Cortes jamás se hubieran reunido en Cádiz. A ustedes este artículo les parecerá afrancesado, como algunos progres de la época, pero las cosas son como son. La historia no se puede escribir dos veces. Es obvio que este Bicentenario se celebrará gracias a la invasión de los franceses. Está muy bien que nuestras autoridades de todos los colores viajen por Colombia, República Dominicana y por otros países iberoamericanos, incluso por México, a pesar de las gripes; y que vayan con o sin mascarilla, según las circunstancias. Pero que no se olviden de Francia, por favor.

Propongo que le concedan algún premio del Bicentenario a Sarkozy. Organicemos un viaje a París para ver a Carla Bruni y a su esposo, y para decirle que en Cádiz estaremos encantados de recibirles, y que las gaditanas ya han dejado de hacerse tirabuzones. En un momento dado, si se retratan bien, se le pueden componer unas alegrías a Sarkozy y su señora, o unos tangos. Incluso se les puede invitar a la final del Teatro Falla, o presentarle el Carnaval en París, y pedirle que venga una comparsa de Niza, que es el Carnaval francés de más tronío, o que vuelvan las majorettes de Montpellier.

Sin Francia no habría Bicentenario de nada. Dos no se pelean si uno no quiere. Sin Francia no habría segundo puente, ni nuevo hospital, ni todas esas maravillas que nos han prometido. Es justo que concedan un premio a Sarkozy. A ver si en 2012 nos visitan por los menos otros 100.000 hijos de San Luis, como en 1823. Pero esta vez que vengan como turistas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios