El catamarán

Rafael Navas / Rnavas@diariodecadiz.com

El precio de la pólvora

EL Ministerio de Industria, Turismo y Comercio acaba de descubrir la pólvora: los productos son más baratos en los supermercados Lidl que en Hipercor. Sí, como lo oyen. Muchísimo más baratos. ¿Será porque los Lidl se autodenominan "supermercados descuento"? Menos mal que Industria ha resuelto el misterio. Qué sería de los gaditanos sin esa brújula denominada Observatorio de Precios del Comercio Minorista que nos ha abierto los ojos para comprobar que un filete de buey vale menos que un paquete de gusanitos. Hay que agradecerle enormemente este descubrimiento al ministro Miguel Sebastián porque su capacidad para asombrarnos aumenta cada día a medida que se le encienden lucecitas de bajo consumo. ¿Qué será lo próximo? ¿Un observatorio de coches para concluir que un Ferrari es más caro que un Renault o un Seat? Dice el ministro que este estudio aportará información y competencia. Bueno, información, sí, aunque la mayoría de los ciudadanos ya la manejan a diario y las asociaciones de consumidores vienen haciendo estudios similares desde hace años. ¿Competencia? Lo dudo. Las grandes cadenas de alimentación han segmentado su oferta con marcas diferentes dirigidas a cada público y bolsillo, y como ejemplo El Corte Inglés, que ha introducido una nueva marca blanca más barata, Aliada, para competir en un abanico mayor. Lo que me preocupa es que este tipo de clasificaciones sólo por precios (que no incluyen ni calidad ni servicio) dañan la imagen de las ciudades como Cádiz o Jerez que aparecen como las que tienen la cesta de la compra más caras, cuando sabemos que no es así. Me recuerda al caso del informe anual de 'la Caixa' que sitúa siempre a Sanlúcar como "el núcleo urbano más pobre de España". Lo que nos faltaba aquí son estudios como estos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios