Este Gobierno es tan mediocre y a la vez tan arrogante, tan miserable y a la vez tan prepotente, tan preocupado de lo suyo y a la vez tan despreocupado de los ciudadanos, tan mezquino y a la vez tan dado a dar lecciones de ética, tan ineficaz y a la vez tan soberbio, que inevitablemente contamina a quienes sobre él escriben como el olor de las cloacas a los poceros. La única diferencia entre los informadores favorables al Gobierno por su adhesión inquebrantable a lo que creen (o quieren creer) que es militancia progresista, los independientes que opinan con libertad y los muy críticos por su adhesión igualmente inquebrantable a la oposición es que, para los primeros, para los turiferarios de Pedro & Pablo, el mal olor que se les pega es un exquisito perfume de progresismo enfrentado a la caverna reaccionaria y fascistoide.

Para estos informadores que parecen escribir más tocando el tambor de las loas que el teclado de su ordenador es de lo más democrático y constitucional cogobernar con Unidas Podemos, pactar con Bildu y ERC, prohibir al Rey ir a Barcelona, indultar a los golpistas catalanes o anunciar el camino a la Tercera República, mientras que es puro fascismo el frente -para ellos único- de la extrema derecha representada por el PP, Vox y Ciudadanos (este sólo redimido si apoya a Sánchez), mientras nunca llaman extrema izquierda a Unidas Podemos. Todo mientras España sufre una crisis sanitaria y económica que en ambos frentes lleva camino de empeorar. Todo mientras nuestro país arroja los peores datos de Europa y en algunos casos del mundo. Todo mientras sumamos 31.034 muertos reconocidos y más de 53.000 estimados.

La mediocridad, la arrogancia, la miseria, la prepotencia, el egoísmo partidista, el narcisismo de los líderes, la mezquindad, el fariseísmo político, la ineficacia y la soberbia, cuando se instalan en La Moncloa, contaminan no sólo a los informadores convertidos en poceros sino a todo el país. El Reino Unido está contaminado por Cameron y Johnson, Estados Unidos por Trump y nosotros por Pedro & Pablo. Felipe González, que alguien fue en el PSOE, ha denunciado que la "república plurinacional con derecho de autodeterminación" de Iglesias -que llama "republiqueta"- sería "la semilla de la autodestrucción" de España como "Estado Nación" y ha anunciado que "con lo que me quede de fuerzas lo combatiré". Que empiece ya o poco podrá hacer.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios