La pista del dinero

Si se hubiera buscado desde los principios de la Democracia Pujol habría tenido que dar muchas explicaciones

Las cuatro palabras que titulan esta columna las he debido oír en una película, norteamericana. Dichas con la vestimenta del hartazgo de quien se ve obligado a repetir y a repetirse, sin mucho éxito. Una película de "policiaca", que se decía en mi niñez. ¿Habéis seguido la pista del dinero? Y entonces se abría la resolución del caso por el policía contable que sabía ver en los libros de cuentas dónde estaba el tomate. No hay nada nuevo bajo el sol, decían los viejos romanos. El dinero mueve al mundo; no es personal, es dinero; elegir entre Dios y el Dinero. Por dinero baila el perro, decía un amigo mío. Chercher l'argent podríamos parafrasear al clásico Cherchez la femme. ¿Qué está pasando con todo este embrollo del chalet de "Pablo e Irene" que ha hecho saltar al alcalde de Cádiz con lo de vivir entre la gente para servir mejor a la gente? Que han encontrado el dinero. Simplemente. En este caso el dinero de la deuda. En otros casos lo encontraron debajo del colchón, p'asá una vaca. O en el altillo de la casa de los suegros. O el registro contable de una tarjeta con la que se pagó una consumición en un Club de Alterne. A algunos narcos les han encontrado habitaciones llenas de billetes. Montoro es un experto en buscar la pista del dinero, y encontrarla. Pero no hablamos ahora de ese dinero resguardado en paraísos fiscales o en sitios opacos consentidos por los que tienen dinero para mucho más que asar una ganadería, que si no de qué de qué. La Hacienda ha ingresado no sé cuantos millones de euros… con el 10% de lo del paraíso fiscal de marras.

-Ninguna pregunta, Señoría.

Bueno, ea, pues ya lo sabemos otra vez. Hay que buscar el dinero. Si se hubiera buscado desde los principios de la Democracia de 1978, Pujol habría tenido que dar muchas explicaciones. Y de Pujol para abajo hasta el concejal de pueblo que entró en el gobierno municipal con un pisito de VPO al que le quedaban 10 años de hipoteca y salió que no le faltaba de na, ole el arte. ¿Por qué? Porque nadie se preocupó de buscar la pista del dinero. Es que el boca a boca siempre funciona, la gente se maravilla de lo bien que estiran alguno el estipendio. Entonces es cuando hay que mirar. Y bien. Y las consecuencias, las que la Ley determina.

Lo de "Pablo e Irene" va a llegar hasta el voto de la militancia, miles diciendo si en Podemos está bien un chalet de 600.000 eurazos. Para los líderes. A ver qué dicen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios