La pirámide

Una verdadera mala noticia lo de la caída de población en nuestra provincia pueblo a pueblo

Mientras España parece el submarino de la II Guerra Mundial, que cuanto más baja al fondo más presión soporta el casco y más vías de agua se abren para angustia de la tripulación; mientras el comandante simula sangre fría en medio del susto general, o sea, todo lo que viene ocurriendo en la pantalla, nos enteramos de que en Cádiz se está invirtiendo la pirámide de población, lenta pero inexorablemente. Qué importa entonces que una vía de agua llamada Toni le dé un portazo -otro- a Albert Rivera y decida irse a su casa porque Ciudadanos se ha ido a la derecha, ha dejado el centro, el rojo y el azul vuelven, lo naranja se diluye con lo morado en este horizonte de verano. Ya pasó con el mirlo tricolor devenido en catalán de Barcelona: al primer tapón, zurrapa. Siempre me acuerdo de Machado (Antonio): "qué difícil es, cuando todo baja, no bajar también". Y en Cádiz nacen menos niños que gente muere. Entonces qué nos importa que Pablo Iglesias quiera ser ministro a toda costa, porque lo considera justo e innegociable, porque todo político aspira al poder, por lo que sea que sea. Y que Pedro Sánchez se ponga de los nervios con sólo imaginarlo sentado en el Consejo de Ministras Podemos. Las estadísticas de población en Cádiz son desalentadoras. Ocurre que mi nieto último no ha podido entrar en la guardería, no sé bien porqué, así que su madre no puede buscar trabajo, pero eso ni lo sabe ni, creo, le importe mucho a Juanma Moreno. Está dentro del submarino, sudoroso, acojonado con las vías de agua y las cargas de profundidad que explotan en la cercanía del casco, esta paliza angustiosa que hace estallar las bombillas rojas, oscurece y enrarece el aire ya viciado que se respira, hace saltar las esferas de los barómetros. Si nuestro Diario pusiera junto a las esquelas del requiescat la de los alumbramientos, uf, se podría seguir este hundimiento de la natalidad, el ensanchamiento de la cintura de la pirámide, el adelgazamiento de la base, este drama. Que discurre silencioso por el alud de noticias sobre el gobierno que Pedro Sánchez no puede conformar, no le dejan hacer, a él que está acostumbrado a ganar sin despeinarse, a que lo entronicen sin nada a cambio.

Una verdadera mala noticia lo de la caída de población en nuestra provincia pueblo a pueblo. Y eso que no llegamos a la España vaciada, a esos pueblos -muchos- junto a las largas carreteras castellanas, de color de barro seco, fantasmagóricos y tristes que nos vuelve a recordar al poeta… Castilla miserable, ayer dominadora.. ¿Nuestro destino es esta pirámide de ahora?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios