ÚLTIMA HORA Muere Jesús Quintero, 'El Loco de la Colina'

La piña y la pizza

El mundo se va llenando de dogmas de fe y de herejes, inamovibles todos en nuestras particulares trincheras

Lo siento. Me gustaría tener las ideas claras y poder disertar con rotundidad en uno u otro sentido, a favor o en contra; sobre el indulto a los condenados por el procés; los elegidos por Luis Enrique para disputar la Copa de Europa; la idoneidad del impuesto de sucesiones; la pizza con piña o sin ella, u otros temas de actualidad. Pero no soy capaz del blanco, ni del negro, y me he instalado en un gris que en nada pega con el sol del verano que llama a nuestras puertas. Las certezas se entienden más rápido que las dudas; y para aquellos que las comparten significa sentir que no están solos con sus criterios, que hay otros que los comparten, que forman parte de un grupo. Las dudas, pese a los halagos de los filósofos que consideran que dudar es pensar; aparecen más vinculadas a espíritus que viven al margen de las manadas o los equipos. En tiempos donde quien carece de un dogma al que adorar y servir, se entiende como alguien peligroso, sin creencias y poco decidido; nadar entre orillas firmes se asemeja a dejarse arrastrar por las corrientes sin hacer nada para evitarlo. Y no es así. Hay dudas muy razonables y sólidas, sobre todo en un tiempo en el que cada vez tenemos menos interrogantes en el relato de nuestras vidas, y más principios inamovibles. Nos estamos haciendo hooligans irascibles de nuestras ideas y no le damos ni medio milímetro de razón a quien no piensa como nosotros. Y así el mundo se va llenando de dogmas de fe y de herejes, inamovibles todos en nuestras particulares trincheras. Pero y si ¿estuviésemos equivocados? Y si ¿los otros tuviesen al menos cierta parte de razón?

Dirán de nosotros, los que dudamos, que estamos acomplejados, que carecemos de la solidez necesaria e incluso que no somos de fiar por falta de convicciones. Como si no fuera posible ser del Barca, pero admirar a Zidane; o ver razones a favor y en contra en temas complejos como el indulto o el aborto; o sentirse republicano, pero defender al actual rey por su gestión como máxima autoridad del estado. La realidad tiene muchos grises, no todo es blanco o negro y dudar en ocasiones es razonable. Pero también hay certezas. La más obvia, pese a que con frecuencia la olvidamos, consiste en el hecho de que nadie tiene la razón plenamente en nada y que por tanto hay que dialogar y ceder para llegar a acuerdos que nos permitan sentirnos cómodos todos en un cuerpo común. La segunda, que la gastronomía admite todo tipo de fusiones, pero la pizza jamás con piña.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios