Estoy desarrollando un sexto sentido. Iré a la consulta de Bruce Willis como aquel niño que le dijo en esa película de suspense "En ocasiones veo muertos...". Pero no son difuntos lo que veo. Se me aparecen gimnasios dentro del muelle. Y miradores impostados, caros y feos detrás de balcones naturales. En ocasiones veo antorchas de la libertad que no iluminan camino alguno. Y fachadas alteradas por colores chillones de comercios que atentan al buen gusto. Qué hago, Bruce. Estoy muy asustado. Veo cajeros empotrados junto a tiendas de golosinas. Y casas palacio que van a cambiar sus ventanas por escaparates. En otras ocasiones veo a evaluadores de la Unesco que vienen a comprobar si somos Patrimonio de la Humanidad. ¿Son pesadillas, Bruce? ¿Visiones? No es una película de suspense. Es de suspenso. Suspenso para quienes permiten esto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios