La esquina

josé / aguilar

¿Qué parte de la abstención no entiendes, Pedro?

QUÉ parte del NO no entiendes, Mariano?, le espetaron los socialistas a Rajoy tras las elecciones generales de diciembre. Querían, con jactancia sobreactuada, hacerle comprender que no votarían a favor de su investidura de ninguna de las maneras. Lo malo es que siete meses después el núcleo de dirección del PSOE que todavía lidera Pedro Sánchez sigue diciendo lo mismo. En medio de las dos negativas rotundas ha habido otras elecciones, las del 26-J, en las que el PP ha vuelto a ganar, relativamente, y el PSOE ha vuelto a retroceder, absolutamente.

De modo que habría que preguntarle a la mediocre cúpula socialista qué parte de la abstención no entiende. No termina de entender, por lo que se ve, que la abstención de los diputados del PSOE no es un voto a favor de investir a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, ni formar con él una coalición, ni una aceptación del programa del PP ni un cheque en blanco para que Rajoy continúe con sus mismas políticas como si nada hubiera pasado. Sánchez no entiende, por lo que se ve, que su abstención en segunda o tercera votación no significa que el PP podrá volver a gobernar a base de decretos y eludiendo el control de un Parlamento en el que estará sin remedio en minoría. No entiende, por lo que se ve, que los electores han mandado al PSOE a la oposición, por dos veces consecutivas -y creciendo-, y que para oponerse a un Ejecutivo la condición mínima irrevocable es que haya un Ejecutivo.

Pedro no entiende que la correlación de fuerzas salida de las urnas le permite precisamente sacar una gran rentabilidad a la abstención socialista, negociando con Mariano un programa de regeneración política, reformas en materia educativa y laboral, incluso una reforma de la Constitución o una legislatura de duración limitada. No entiende que lo que demandan los votantes socialistas, como los ciudadanos todos, es que España disponga de un gobierno estable y a corto plazo -más que corto, es que el plazo ha vencido-, y que la opinión y el interés de los ciudadanos es más importante que la opinión y el interés del secretario general del PSOE y del comité federal del PSOE y de todos los comités y ejecutivas del espectro político español en su conjunto.

No entiende, en fin, que no existe otra alternativa viable a un gobierno del PP con la abstención del PSOE (como esa broma de mal gusto de que pacte con los independentistas)... salvo que se provoquen las terceras elecciones generales o salvo que el mismo Sánchez vuelva a intentar la investidura, esta vez con Podemos y el separatismo.

¿Qué parte de la abstención no has entendido, Pedro?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios