Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Las paradojas del patrimonio

Sería menester que hubiera una partida presupuestaria permanente si queremos que la muralla no colapse

Hará seis o siete años su abrieron grandes boquetes en la muralla por la parte del Hotel Atlántico. Para resolver el problema se volvieron a echar bloques de hormigón, la solución más barata y fácil. Se dijo entonces que los bloques no se verían en marea baja, argumento que aceptó la entonces alcaldesa como válido. Cualquiera que pasee por allí podrá observar que en marea alta se pueden ver con claridad. Tras los temporales de marzo del año pasado se hundió una parte del Paseo Quiñones y otro trozo junto al Baluarte de San Felipe. Tardaron meses en repararlos de manera tal que todavía tengo pendiente una apuesta con Juancho Ortiz que defendió que el Puente Canal iba a estar terminado para el verano y yo le dije que no: quedamos en tirarnos al agua desde allí . Juancho: perdiste la apuesta, tienes que tirarte tú solo, con prueba gráfica .

Basta con leer a Rafael Garófano y a Juan Jiménez Mata , por citar dos autores recientes, para comprender la importancia que tienen las murallas en la ciudad. Es más, sin las murallas Cádiz habría dejado de existir tanto por la función defensiva frente a invasores y ataques extranjeros como frente a la erosión del mar. Hubo un tiempo en el que existía una Junta de Murallas que obtenía muchos de sus fondos por la enajenación de suelos de la Corona en la ciudad. Ahora propone José Pacheco la creación de un Consorcio. Yo no soy muy partidario de crear organismos nuevos sino de que las administraciones cumplan con sus competencias en lugar de dedicarse a la cháchara. Se van a dedicar unos miles de euros a arreglar Santa Catalina por procedimiento de urgencia. Digo yo: ¿no es urgente un trozo del lienzo de muralla cuyo paseo superior tras el Colegio del Campo lleva meses cerrado? En realidad sería menester que hubiera una partida presupuestaria permanente si queremos que la muralla no colapse, pero parece mucho pedir. Costas debería actuar de manera cotidiana, en vez de dedicar recursos en echar arena a las playas de la provincia. Lo curioso es que el Ayuntamiento reclame con insistencia a Costas que actúe en la muralla cuando no mantiene ni si propio patrimonio. Las Puertas de Tierra están fatal, no se arregló el Baluarte de San Roque tras la actuación de Costas, el Baluarte de Santiago y el lienzo junto a la estación están en estado lamentable. En realidad David Navarro no tiene mucho de lo que presumir. Ha pintado algunos cañones mientras en el Casco se siguen perpetrando atentados contra el patrimonio cada día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios