Línea de fondo

pedro / manuel / espinosa

Más papistas que el Papa

COMO en España, quien más y quien menos, tiene un puntito quijotesco, después de que a una pandilla de ultras se le fuera la mano con otro en la batalla campal del Calderón ahora los clubes van a poder expulsar a sus aficionados acusándolos de violencia verbal. La medida tiene miga. El Real Madrid expulsó el pasado fin de semana a 17 personas por entonar cánticos ofensivos contra Cataluña y Messi. ¿Sólo 17?, comentó Luis Enrique socarrón cuando le interrogaron sobre esta cuestión. "Como expulsen a la gente por insultar nos vamos a quedar solos en los estadios", dijo el técnico azulgrana con sensatez.

Y tiene toda la razón, porque una cosa es que se produzcan cánticos racistas contra un jugador rival, en concreto por parte de un amplio sector de la afición, y otra muy distinta que lleguemos al papanatismo ilustrado consistente en levantar actas por cada insulto que se escuche en el estadio. A ver si ahora para ir a ver un partido de fútbol van a pedir el bachillerato. Una cosa es la violencia, la de los palos, la agresiva, el racismo, y otra que una afición, según en qué tono, se meta con el rival. Eso del juego limpio está muy bien, pero la pasión en el fútbol es la sal en esta salsa que lleva años cocinándose con éxito. En un momento de acaloramiento, cuando un árbitro te pita un penalti injusto y te deja con diez en un partido en el que te juegas la vida, no querrá la LFP que los aficionados digan un contenido "Me cachis colegiado, no nos hagas esto por tu santa madre". O que después de una patada brutal de un defensa se oiga en el estadio un "recórcholis, vaya coz". Esto es fútbol, es un deporte de masas, y con controlar la presencia de comportamientos violentos en los grupos ultras, o la aparición de enseñas ofensivas y anticonstitucionales, ya me daría por satisfecho. Expulsar a los aficionados por un cántico contra Messi, Cristiano o cualquier otro me parece matar mosquitos a cañonazos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios