Libre directo

José / Petthenghi / Lachambre

No es país para pijos

ESTOY muy decepcionado con el debate, el famoso cara a cara entre Zapatero y Rajoy. Yo confiaba que tras el chasco del primero, en este los candidatos iban a abordar de verdad los problemas de la gente corriente, de los ciudadanos de a pie.

Y nada, esos dos tipos venga hablar de chorradas sin decir nada de la furgoneta del Resucitado. Ni una palabra. ¿Y para eso tanta corbatita y tanto cronómetro y tanto colorcito de fondo? Cuando aún no se sabe cómo irá el Resucitado, si en furgoneta o en otro medio de locomoción. Vaya mamarracho de debate. Mira que no tocar tampoco el tema del sentido de la Carrera Oficial de la Semana Santa. Si p'allá o p'acá. Son unos ineptos que después se quejan de que va poca gente a votar. ¿Cómo va a ir la gente a votar si aburren con cosas que no interesan a nadie? Por favor, hablen ustedes de los asuntos que nos afectan, como por ejemplo los horquillazos de los maniguetas ¿Horquillazos sí? ¿Horquillazos no? Y abran un debate: a favor, que es costumbre muy gaditana y muy nuestra; en contra, que parten toda la calle con esos golpes y que es muy cateto, que en Sevilla no dan horquillazos. Debate, joder, debate.

Y no ese desprecio a una ciudadanía que espera que se discuta de temas vitales como el derribo de la Aduana (y también el del Teatro Falla, total para lo que ponen). Por cierto, evitaron otro asunto esencial: ¿Romanceros sí o romanceros no en el Falla? Esto es lo que interesa. Por todos los santos ¿Cómo olvidaron el problemón del Cádiz CF que sigue sin lateral derecho? Cagada ¿Cómo pasaron por encima de la trascendental polémica de ninfas y ninfos o sólo ninfas? Supercagada ¿Cómo omitieron las barbacoas del Trofeo? Supercagadísima.

Si se puede hablar de política. Mira que hay temas: las placas, los pregones y sus pregoneros, los carteles de Semana Santa, todo proyectos de futuro. Incluso se puede explicar el programa electoral, un poné cambiar el color de la fachada de Diputación, que eso sí que era un programa electoral. Y no lo de estos dos muermos de espaldas a la realidad, incapaces de admitir que Cádiz es la capital del humor y de la gracia trimilenaria. Ni de ver a esta ciudad en el 2012 "soplando aires de libertad por todo el mundo" como ha dicho un rapsoda de Onda Cádiz. Una metáfora. Supongo.

Con estos candidatos no me hago muchas ilusiones, aunque las elecciones siempre son un enigma. Pero para enigma Cádiz que, como todos los enigmas, no tiene solución.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios