editorial

Contra el pacto fiscal

EL duodécimo congreso del PSOE andaluz, de escaso contenido político e ideológico, aprobó una resolución crítica con el actual sistema de financiación de las comunidades autónomas por su opacidad y perjuicio a los territorios de menor renta, pero decididamente contraria al llamado pacto fiscal impulsado por la Generalitat de Cataluña, que pretende obtener un sistema bilateral con el Estado que establezca privilegios en relación con otras autonomías. Se trata de una toma de postura preventiva, a la vez que oportuna, ya que el presidente catalán, Artur Mas, ha renovado sus exigencias al respecto y trata de articular un frente con las más poderosas formaciones políticas y económicas de Cataluña a fin de presionar al Gobierno de Rajoy en la dirección más conveniente para sus intereses. La prueba es que la resolución de los socialistas andaluces ha sido inmediatamente rechazada por las fuerzas políticas mayoritarias de Cataluña, y caricaturizada una vez más por el portavoz de Convergència i Unió en el Congreso, Duran Lleida, que ayer reiteró su consabida crítica a la comunidad autónoma andaluza, que alienta, a su juicio, la sociedad del subsidio, llegando a proponer la reconducción de la actual organización territorial del Estado -que emana de la Constitución- limitando la autonomía a las mal llamadas comunidades históricas (la propia Cataluña, País Vasco y Galicia) y aplicando a las demás una mera descentralización. El problema, para el PSOE andaluz, es que en este frente dañino para Andalucía se ha sumergido completamente el PSC, el partido de los socialistas catalanes, federado con el PSOE. Su primer secretario, Pere Navarro, ha sido de los más contundentes en el discurso del privilegio, al subrayar que él defenderá "por encima de todo los intereses de Cataluña, opinen lo que opinen los socialistas andaluces". En este caso, el enemigo de Andalucía no es el Gobierno de Rajoy ni el PP, sino el nacionalismo catalán, con cuyas posiciones se ha alineado sin ambages el socialismo de dicho territorio. Un motivo más para que la Junta no baje la guardia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios