Desde Tribuna

José Joaquín / León /

El nivel de la plantilla

PASÓ un Trofeo Carranza tan patético como se esperaba. No voy a insistir en lo que ya se veía venir: con esta triste charlotada (que además salió de la peor manera posible) lo han dejado en el umbral de la desaparición. Huele a RIP. Pero ahora lo que más interesa a los cadistas es el nivel de la plantilla para la próxima temporada. Se está oyendo por ahí que es una plantilla buenísima; algunos entendidos avanzan que capacitada para luchar por el primer puesto. Hombre, antes de empezar, pues sí, ¿por qué no? Después ya se verá.

En el Trofeo, el Cádiz quedó tercero y último. El Sevilla lo ganó casi sin bajarse del autobús, hasta sobró el tercer partido. Ganó con un equipo plagado de suplentes y jugadores de la cantera, en el que apenas destacaban Medel, Kondogbia y Fernando Navarro, porque Unai Emery no desplazó a los titulares que habían jugado la Liga Europa. El Atlético Tetuán es un equipo de los mejorcitos de Marruecos, un país cuya liga no es la Premier. Pero obtener una impresión de la plantilla del Cádiz por lo que hizo en el Trofeo sería absurdo. Otros años ha llevado a equivocaciones. No se juega igual una pachanga de verano que un día de lluvia en un campo de vacas frente a rivales tuercebotas. Cualquier parecido con la Superliga de Segunda B es casual.

Aún así, se podría presuponer que la plantilla es algo mejor que la anterior (si fuera peor, apaga y vámonos). Pero de esto no se puede deducir aún que vaya a luchar por el primer puesto, ni por el segundo. Sobre todo porque se intuyen carencias y porque se ignora el rendimiento de los futbolistas más veteranos que han fichado. Tenemos un centro de campo con Martins, Jorge Luque y Nafti, tres futbolistas veteranos, de los que se espera mucho, pero no se puede olvidar que la temporada es larga, que Luque tuvo tendencia a las lesiones frecuentes y que no se sabe qué Nafti tendremos. Por eso no entiendo que se quiera prescindir de Fall, por un capricho del entrenador Agné, al que parece que no gusta. Lo cierto es que el año pasado Fall jugó mejor con Monteagudo que con Agné, y eso no es precisamente un punto positivo para nuestro entrenador. Hay que saber aprovechar a los futbolistas.

No es seguro que la portería esté bien cubierta, hace falta un central de garantías y está por ver que tengamos un goleador. Son tres cuestiones básicas, aún preocupantes. Lo que ahora se dice de Airam se dijo la temporada pasada de Belencoso, y no salió bien. Airam marcó goles en Segunda B, pero viene de no cuajar en Segunda A. Habrá que verlo y encajarlo para recuperar su mejor versión. Otros fichajes son de mandanga, de los que funcionan en unos equipos sí y en otros no. Esos del tipo Mario Rosas o Nano aquí casi nunca nos enseñan su lado bueno. Con ellos, en gran parte, Raúl Agné se va a jugar los polvorones, para su bien o para su mal. Por el contrario, sí parece que mejoramos en los extremos (peor era casi imposible) y quizá en los laterales.

En cualquier caso, la plantilla tampoco es para pasearse por Segunda B. Creerse superiores sin haber demostrado nada es una pamplina a evitar, al menos hasta octubre, cuando ya se vea, más o menos, por donde van.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios