La hache intercalada

Pilar / Paz / Pasamar

¿Y no es nadie?

CUANDO sucede un relevo de las características que ofrece el cambio de cargos municipales, lo primero que nos preocupa son los antecedentes, las acciones y los grupos a los que han pertenecido estos nuevos responsables. Pensamos también en el futuro ya presente y con fecha de caducidad según el sistema democrático, lo que tendrá en común con quien acaba de irse y de inesperado en su gobierno.

Si es de edad madura le concedemos in mente el don de la experiencia, y si es joven el aporte de originalidad. De momento, aún no es tiempo de hacer ninguna valoración al respecto sobre el nuevo alcalde, y si algo llega a nuestro conocimiento lo aceptamos y admitimos si se trata de una experiencia de contacto con los gaditanos que es muy válida.

Parece ser que atravesamos un trance histórico en el que la necesidad de conocernos, sabernos, palparnos, nombrarnos con nuestros nombres, tutearnos, relegar la forma protocolaria hacia otra más identificable y cordial pudiera ser realizar algo en nuestra vida que merece la pena, pero no por ello serán menos importantes aquellas sedes tradicionales y académicas donde están depositados unos hechos de siglos de la historia gaditana.

Creo que Cádiz lo que necesitó a través de su historia milenaria y en la época que nos toca vivir es reconocernos como ciudadanos enamorados de su propia tierra.

Todo depende de la ilusión. "Pero se mueve", dijo Galileo, el más tozudo de los descubridores. Era cierto que la tierra se movía alrededor del sol. Recordemos aquella frase del poeta Juan Ramón cuando alguien le hacía caer en la cuenta de que los aldabonazos que decía oír en la puerta de su casa no eran reales, que no había nadie, y contestaba : ¿Y no es nadie la ilusión?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios