Tribuna libre

Luis Ben / Concejal Del Grupo / Municipal Socialista

Algo más que multas

Hace pocos días el Grupo Municipal Socialista presentó su propuesta de elaborar unas ordenanzas con el nombre de Ordenanza sobre protección del Espacio Urbano en la Ciudad de Cádiz. Se trata de una iniciativa, ya puesta en marcha en otras ciudades españolas, que busca afianzar y cuidar de los espacios públicos de nuestra ciudad, de su mobiliario urbano (papeleras, bancos, juegos infantiles, farolas, etcétera), minimizar los actos de vandalismo, gamberradas, que tan frecuentes son y que tanto dinero cuestan al gaditano pagador de impuestos. Igualmente, en la base del proyecto, está el derecho esencial del ciudadano de poder disfrutar de Cádiz, de un espacio urbano no deteriorado, no sucio por la acción de irresponsables, agradable y cuidado.

Igualmente la ordenanza cívica pretende penalizar las conductas que ensucian las calles y plazas de una manera irresponsable. Nos referimos a quienes arrojan colillas, cáscaras de pipas, papeles, basuras o, muy frecuente, dejan en el acerado los excrementos de sus animales domésticos.

La mayoría de la prensa ha destacado los aspectos punitivos de las ordenanzas. Y es cierto que éstas contemplan multas de todo tipo, leves y graves, que el caso de estas últimas pueden llegas hasta los mil quinientos euros, una cantidad considerable y que puede ser disuasoria para estas conductas. Sin embargo no se agota la ordenanza en este aspecto. Va más lejos. Hay un conjunto de medidas que se dirigen a tratar de convencer al ciudadano de que debe respetar su propia ciudad. Por responsabilidad, por convivencia y esencialmente por civismo. Nadie tiene derecho a imponer su mala educación a nadie. Es más, estamos obligados a rechazar esas conductas y a defendernos de ellas. Un sociedad democrática es un espacio de convivencia, quienes no lo entienden así no pueden imponer sus malos modos cívicos a los demás. Se hace un especial incidencia en los jóvenes. Con ellos no se pone el acento en las multas, todo lo contrario se apuesta por medidas educadoras y de trabajo comunitario. Pensamos sinceramente que es hacia ellos donde se debe realizar el mayor esfuerzo. Se trata de que comprendan, mediante la formación en civismo, que hay que respetar la ciudad en la que habitan. Hacerles ver que el derecho a los espacios públicos, de los que tanto disfrutan, pide de todos nosotros respeto a lo común, buenas maneras y saber estar.

Esta es la propuesta del Grupo Municipal Socialista, ordenar la convivencia en la ciudad. Otros ya han iniciado este camino. Tan sólo nos resta esperar un ápice de cordura política en el Equipo de Gobierno de la alcaldesa Martínez, que sepa ver más allá de la vallas y se sume a esta iniciativa. Una iniciativa que no es sólo nuestra, que cuenta con la simpatía de una gran mayoría de los ciudadanos gaditanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios