Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

La monarquía, más fuerte

La reciente encuesta sobre la Monarquía posee un valor altamente indicativo

El reciente estudio de GAD 3, una de las agencias demoscópicas más fiables, sobre la actual valoración de la Monarquía parlamentaria tiene el valor añadido de haberse realizado cuando es patente a todos los españoles el contumaz intento de ocultamiento de Felipe VI por parte del Gobierno, rozando la inconstitucionalidad, y los continuos menosprecios a que se ha visto sometido, muy directa y personalmente por parte de Pedro Sánchez. Es evidente que el Gobierno socialcomunista sería feliz proclamando la III República desde un balcón de la Puerta del Sol, pero pueden apostar que antes veremos a Sánchez y a su desdichada banda de destrozas en el boquete del que nunca debieron salir que al Rey comiendo el amargo pan del exilio.

Casi el 60% de los españoles prefiere la Monarquía parlamentaria a la República, mientras un 37% se dice republicano. No es que sean pocos, pero están concentrados en los segmentos más extremistas de la izquierda y en las regiones de vocación secesionista. Los votantes de Vox y el PP son monárquicos en porcentajes del 95% -ahí está sin duda el gran cimiento de la institución-, pero casi la mitad de los socialistas también la respaldan y, aunque parezca increíble, un 15% de los comunistas y ¡hasta un 10% de los separatistas! Me resultan más llamativas estas últimas cifras, entre los enemigos naturales de la Monarquía, que las abrumadoras a favor en la derecha porque ello pude tener reflejo y ayuda explicar otro aspecto de la encuesta: la valoración general de los distintos miembros de la familia real.

Felipe VI alcanza un muy alto 6,8 (recordemos las habituales valoraciones de los líderes políticos, empezando por el Gobierno antimonárquico, que oscilan entre el 2,8 de Irene Montero y el 5 de Margarita Robles, para hacernos una idea de lo aceptación necesaria para arañar el notable), seguido de cerca por la reina Sofía y la infanta Leonor. Ya más lejos la reina Letizia (aún se nos atraganta esa "z" al corrector y a mi) y, con calificación de político al uso, el emérito Juan Carlos. Que pese a todo lo sabido y por saber, se le valore con un 4,3, a la altura de uno de los tres ministros más populares de este Gobierno de saldos, me parece indicativo del manto con que los españoles desean proteger a la institución. A fin de cuentas, como anotara Gómez Dávila, "el monarca es la prosa de la monarquía; su poesía es el monárquico".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios