El Palillero

José Joaquín / león

Otro misterio: las entradas

HAY brotes verdes en Cádiz. Se ven en el horizonte y quien no los vea debería ir a su oculista con urgencia. En los últimos días no paran de aparecer noticias extraordinarias. En cuanto se ha confirmado que Mariano Rajoy no va a formar Gobierno, se ha descubierto que el paro ha bajado en España (incluso en Cádiz, donde hay 5.997 parados menos que hace un año), que aumenta el número de afiliados a la Seguridad Social como no había ocurrido desde 2006, que la venta de coches aumentó un 21% en 2015 y otras curiosidades parecidas. ¡Qué malos eran los recortes y la reforma laboral! Tontín el otro, que se lo hizo realmente fatal.

En esas estamos cuando la gente va largando por las esquinas. Siguen los misterios. Nadie se explica que si los gaditanos estaban tirados por las calles, mendigando masivamente, para que el alcalde se luciera en La Sexta (algunos la llaman La Secta), ahora resulte que las entradas del Gran Teatro Falla para las preliminares del Carnaval se hayan agotado del tirón. No las regalaban, ciertamente. ¿Es que los mendigos compran entradas del Falla con las ayudas sociales del Ayuntamiento? ¿Es que los pobres que no tienen para tres comidas diarias guardan ayuno total para adquirir entradas? ¿Es que Asuntos Sociales paga entradas de gallinero como si fueran los recibos de la luz y el agua? ¿Es que la gente aguanta tres noches en la cola porque creían que iban a desahuciar a una comparsa?

No es eso, no es eso. Es que hay público para todo. Incluso hay ricos a los que les gusta el Carnaval. Se ha llegado a ver banqueros en los palcos del Falla, puede que pagando. Eran otros tiempos, los de la Teo, también es verdad. Ya veremos con el Kichi a quien vemos, porque las credenciales las mirarán como si fuera un tesoro. ¿Aparecerá el alcalde por el palco municipal, o también desaparecerá? Es recomendable que se vaya a gallinero, donde no están los ricos, sino los que se han privado de casi todos los caprichos para conseguir esas entradas, que no son otro capricho, sino una necesidad imperiosa para los buenos aficionados, que no se conforman con verlo por Onda Cádiz o por Canal Sur.

Después se quejan de que los forasteros compran entradas en Internet, donde igual las consigue uno de la calle Pasquín que otro de Oviedo. La mala gente a la que no le gusta el Carnaval no entiende que para ver un duelo como el de los Antonios (Martín vs. Martínez Ares) la buena gente se priva de lo que sea. Antes muertos que sencillos. El Falla bien vale una cola y una ruina.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios