La ciudad y los días

carlos / colón

La mentira federal

EL PSOE diseña un Estado federal para frenar la tensión nacionalista. Pues muy bien. Así es fácil ser feliz. Autoengaños que sirven para ir tirando o engaños que buscan confundir a los electores. No sé si es peor que sean tontos que se autoengañan o mentirosos que nos engañan. Me importa una higa que sigamos con las autonomías o nos convirtamos en un Estado federal. Siempre que lo segundo no sea una estratagema republicana para tirar por la borda la monarquía parlamentaria que nos ha asegurado el más largo período de estabilidad democrática que este país haya conocido. También me importa una higa la monarquía o la república; me guío por el criterio práctico de no cambiar lo que funciona.

Creer que los nacionalistas van a darse por satisfechos con un Estado federal es ignorar la historia y el presente. Hay dos tipos de nacionalistas y ninguno se contentará con esta solución. Están los nacionalistas fanáticos que han asesinado a 864 personas, y sus numerosos cómplices. Están los fanáticos que no aceptan otra solución que la independencia: los de la manifestación de la Diada, los que asistieron al Concert per la libertat en el Camp Nou, los votantes de los partidos nacionalistas radicales o radicalizados y quienes desplegaron la ikurriña en Pamplona con un gesto anexionista puramente anschluss. Y están los nacionalistas por interés que agitan el muñeco de una independencia que en realidad no desean para chantajear al Estado y obtener prebendas negadas a otras regiones.

Ni a unos, por fanatismo, ni a otros, por interés, les satisface el Estado federal. El PSOE lo sabe pero hace como si no lo supiera. Esto, siendo malo, es preferible a suponer que lo ignore. Mejor que quienes aspiran a gobernarnos sean zorros astutos que gallinas tontas.

Rubalcaba es un político experto, un Correcaminos -¡mic, mic!- de la política. Pero está acosado, si no traicionado, por el sur andaluz, el noreste catalán y la trama madrileña que ansía su puesto. Ni estar en la oposición de un Gobierno erosionado por tomar necesarias o erróneas medidas impopulares le beneficia en las encuestas. Esto le lleva a plantear medidas desesperadas basadas en la mentira o el error. Como la del federalismo que, repito, nunca satisfará a los nacionalistas. Como se decía en el titular de un medio afín al socialismo: "PSOE y PSC sellan su pacto federal sin resolver el conflicto por la consulta soberanista".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios