Lo mejor está por llegar

El año viene por derecho para que suban todo. El salario mínimo y las pensiones, y las cuotas y los precios

Empieza un año nuevo y debemos ser optimistas. ¡Feliz 2019! Para Cádiz va a ser estupendo, un año como Dios manda. Una vez que pasen los Reyes Magos, una vez que los derrotistas critiquéis la cabalgata del 5 de enero, diciendo que había pocas y chungas carrozas, empezará lo mejor de lo mejor. Este año vamos a tener un mes de enero con su cuesta y sus rebajas, con su frío y sus findes en Grazalema a ver si nieva o no. Un mes de enero como ya no se recuerda, porque el concurso del COAC en el Gran Teatro Falla empezará el sábado 26. Es decir, que tienen casi todo el mes para ensayar. Y los que todavía no habéis pedido la Medalla de Andalucía para Antonio Martín que os apuntéis, que ya falta menos para que se la concedan.

Este año viene por derecho, para que suban todo. El salario mínimo y las pensiones, sí, pero también las cuotas de los autónomos a la Seguridad Social, y los precios, incluso de la luz, que subirá aunque no sea enero. Llegará un momento en que todos pediremos el bono social para pagar la luz y Eléctrica de Cádiz ganará más dinero que algunas multinacionales. Las cosas de comer, como dice Teresa Rodríguez.

Después de enero vendrá febrero, con su Carnaval, que todavía no es Patrimonio de la Humanidad, a diferencia de los castellets catalanes, los silbos gomeros, o las tamborradas aragonesas y castellanas. O sea, que unos tíos tocando el tambor en Semana Santa, venga que le doy, y no paran, es más propio de la Humanidad que un pasodoble de Juan Carlos o un cuplé del Selu. Después dice el alcalde que los gaditanos serán lo que quieran ser, pero no somos del Patrimonio de la Humanidad ni por equivocación.

A continuación llegará marzo, que vendrá completito. Un Miércoles de Ceniza en marzo, para que se arrepienta quien se deba arrepentir. El primer viernes del Medinaceli y el Nazareno es el día 1, con el Carnaval por delante. Aún así, una vez que pasen los jartibles, empezará el momento de los capirotes. Este año la Semana Santa llega tardía. El Domingo de Ramos es el 14 de abril. Espero que no veamos ese día la bandera republicana en el Ayuntamiento, mientras pasa la Borriquita por los palcos de San Juan de Dios, instalados con la colaboración generosa del alcalde de Podemos.

Pasará abril, el mes de las aguas mil, vale, siempre que no caigan en Semana Santa. Y llegará mayo. El mes alegre de las ferias y las antiguas Fiestas Típicas Gaditanas, ¡ole, ole! También nos regala elecciones municipales. Vade retro Satana. No va más...

Y el resto del año ya veremos cómo sale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios