DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cuchillo sin filo

Francisco Correal

fcorreal@diariodesevilla.es

El maquis

Desde la posguerra, no había un Gobierno que sólo gobierne para una parte de la población como en Cataluña

No he oído una sola canción de Sr. Chinarro, pero suelo leer con interés las entrevistas que le hacen. Alguien pensará con razón que es que como decir que nunca vi jugar a Messi pero no me pierdo un solo entrenamiento o que no he leído nada de Javier Marías pero compramos el pan en la misma panadería. Las leo porque siempre dice cosas con enjundia que se salen de lo convencional. Algún día debería escuchar sus canciones, porque aunque se canta lo que se pierde (Machado) creo que me estoy perdiendo lo mejor de Sr. Chinarro. Leí la entrevista que le hizo Blas Fernández y me llevé un pequeño chasco, la verdad. La valentía sin coherencia tiene bastante de cobardía. Decía el sevillano que responde a Sr. Chinarro (apellido de grato recuerdo en mi prehistoria periodística) que con la aparición de Salvini y Vox en el panorama político está tentado de irse al maquis. Está en su derecho de decir lo que quiera, faltaría más. Lo que me sorprende es que viviendo en Cataluña, donde se trasladó por motivos sentimentales, tiene allí al lado patologías políticas susceptibles de echarse al monte con ese rentoy tan romántico del maquis.

Desde la posguerra, no había un Gobierno que sólo gobernara para la mitad de la población. El Ejecutivo de Torra no encarcela, ciertamente, los presos los ponen ellos, no obliga a sus adversarios al destierro, son algunos de ellos son los que viven la mística de un exilio impostado y de rigodón, no mata de hambre a los disidentes, ellos también ponen el ayuno con su Gandhi de guardarropía, pero igual que el franquismo de aquellos primeros años ignoran al que discrepa, monopolizan la verdad y hacen un uso de la propaganda que convertiría en un aprendiz a Gabriel Arias Salgado. TVE3 es el nuevo No-Do.

Más coherente y más valiente me parece Loquillo, barcelonés de cuna, uno de los pocos según Boadella que desde el ámbito artístico les han plantado cara e incluso se metió en la boca del lobo para celebrar en Barcelona sus cuarenta años con la música. Criticar a Salvini y Vox están en el guión de lo políticamente correcto. El artista, que se supone que abre brechas por explorar, debe perforar temblores nuevos. Y el más cercano a Sr. Chinarro es el de ese nacionalismo que consiste en "silenciar unos hechos, exaltar otros y maquillar muchos" (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y leyenda negra).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios