tribuna libre

Luis / Benvenuty / Coordinador Afanas / El Puerto Y Bahía

Por qué nos manifestamos

EL pasado mes nuestra Federación, Feaps-Andalucía, convocó una caravana de coches en todas las capitales de Andalucía con el lema 'La Junta no paga. En peligro cuarenta años de lucha por las personas con discapacidad'.

El domingo día 2, desafiando y soportando el gran frío de Madrid, más de 50.000 personas con diversas discapacidades se manifiestan con un SOS a sus derechos y conquistas.

El día 3, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Feaps-Andalucía convoca en Sevilla con los lemas 'No hay nada que celebrar' y "Los recortes nos llevan a la exclusión' y salimos a la calle cerca de 30.000 personas: con discapacidad, familiares, trabajadoras y personas que simpatizan con el movimiento.

Pero ¿por qué estos movimientos?

No hay más que adentrarse en la manifestación y oír algunos comentarios…

l Desde el mes de julio, la Agencia para la Dependencia de la Junta de Andalucía nos viene amenazando con una reducción de un doce por ciento en el precio de las plazas. Ya lo han hecho con los centros de personas mayores, incluso de Alzheimer, comenta el presidente de una asociación.

l Me han quitado el respiro familiar. Yo estoy delicada y tengo que ingresar en el hospital con frecuencia. Mi hijo se quedaba en la Residencia, en el servicio de respiro. Lo han suprimido. ¿Qué haré ahora?, comenta un familiar.

l En mi Centro Especial de Empleo han hecho un ERE y han despedido a varios compañeros. Pronto me tocara a mí, dice un chico minusválido trabajador.

l Llevo tres meses sin cobrar. No sé si cobraré la paga extra y cuánto me queda para irme al paro. Se han ido varios compañeros, comenta un trabajador.

l Mi abuelo tiene 80 años y quiere ingresar en una Residencia, pero dice que como van a tardar dos años en darle la dependencia se morirá antes, explica con pena un chico.

l Un grupo de chicos va comentando que su compañero salió del colegio y no ha podido ir al centro de día, porque desde julio la Agencia de la Discapacidad ha prohibido los ingresos. También dicen que su abuelo no puede entrar en la Unidad de Estancias Diurnas porque tampoco permiten ingresos.

l Han bajado la prestación familiar un 15% y me han quitado la seguridad social. Además, cuando mi hijo cumpla 21 años y salga del colegio me quitarán la paga, que me ayuda para que vivamos la familia. Y si quiero llevarlo a un Centro de Día no podré llevarlo porque con 400 euros ¿cómo podemos subsistir?, es el comentario de otra persona.

l A mi amigo… lo han echado de su casa. Dicen que se la quitado el banco y ahora no tiene a dónde vivir, comenta con pena una chica.

l Mi abuela lleva más de un año para entrar en una Residencia. Tiene Alzheimer y aunque en la Residencia le dicen que hay muchas plazas vacantes, también dicen que la Agencia de la Dependencia no autoriza su ingreso. Y los trabajadores están nerviosos porque ven que cada vez hay menos ancianos y ellos temen quedarse en el paro. (Comentario de una chica de veinte años).

Creo que no hacen falta más comentarios. Sólo una última reflexión:

Si la Agencia para la Dependencia tiene más de 1.500 trabajadores (según han publicado la prensa), un edificio central en Sevilla y varios en las provincias ¿cuánto se gasta en burocracia por una persona dependiente? ¿No sería más rentable socialmente recortar esa burocracia en vez de los precios de las plazas?

Después de lo expuesto, ¿hay razones para manifestarse?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios